Las exigencias del ministro

El nuevo ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras llegó a su nuevo puesto de trabajo en la carrera 13 con calle 37, antigua embajada americana y encontró que le faltaba de todo: espacio para trabajar porque comparte oficinas con el ministerio del medio ambiente y seguridad en la edificación. Su primera petición fue una asignación presupuestal de 150 millones de pesos para su esquema de protección personal y la del edificio del ministerio donde va a laborar. Por ahora Vargas ha dicho que se va a acomodar con Frank Pearl pero que sigue buscando un espacio a donde trasladarse. Se especula que el ministerio podría instalarse en la sede del Jockey Club, en el centro: Otra posibilidad es que acoja la iniciativa del ministro de Trabajo, Rafael Pardo, quien le propuso que busquen un edificio para las dos entidades.

Compartir: