Obama rompe el protocolo por el concubinato de François Hollande

EEUU, anfitrión de las cumbres del G8 y la OTAN, invitó a Valérie Trierweiler, pareja del mandatario francés, a los eventos a los que asisten los cónyuges. Para la Casa Blanca, «no es un problema» que no estén casados.

Cuando vieron asegurado el triunfo de François Hollande, varios de sus asesores tuvieron una nueva preocupación: un presidente que debe recorrer el mundo y recibir a delegaciones extranjeras solo, alejado de la amena imagen de una primera dama.

El temor no se basaba en que el mandatario francés fuera un soltero empedernido sino en que jamás había sellado con una boda la relación de cinco años que lleva con la periodista Valérie Trierwelle  y por eso ella no podría participar de algunas funciones tradicionales de las esposas de los jefes de Estado.

Para mayor malestar de los asesores, la conductora del programa televisivo de entrevistas Itinéraires, en el canal Direct 8 y el líder socialista gritaron al mundo que jamás se convertirán en un «matrimonio presidencial«.

Se esperaba que el hecho de ser la novia del presidente de Francia y no su esposa le valiera a Trierweiler algunas limitaciones como no poder participar en los encuentros ante mandatarios extranjeros.

Sin embargo la Casa Blanca decidió que esas costumbres protocolares no se ajustan a la actualidad y decidió invitarla a todos los eventos por las cumbres del G8 y de la OTAN. 

«La señora Trierweiler fue invitada a participar en todos los programas de loscónyuges (de los líderes), tanto en Chicago (en la Cumbre de la Alianza Atlántica) como en la reunión del Grupo de los 8 en Camp David. Nos complace recibirla en los Estados Unidos», aseguró Caitlin Hayden, vocera de la Presidencia estadounidense. «No hay ninguna regla sobre cómo se manejan estos temas», insistió.

La primera dama estadounidense, Michelle Obama, será la anfitriona de una serie de actividades, incluyendo una visita a la residencia presidencial seguida de un «almuerzo privado» el sábado.

Al día siguiente, las esposas de los mandatarios fueron invitadas a visitar un centro de apoyo para jóvenes de los barrios desfavorecidos del sur de Chicago. Allí está previsto un espectáculo de danza.

El domingo por la noche, la señora Obama ofrecerá una cena en honor de las esposas y esposos de los Jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN, organizado en el Instituto de Arte.

En tanto, Barack Obama, recibirá este viernes a su homólogo francés antes de la cumbre del G8, confirmó el asesor de Seguridad Nacional estadounidense, Tom Donilon.

«El presidente mantuvo una muy buena relación con Nicolas Sarkozy y queremos tener la misma buena relación con Hollande», comentó. En el encuentro, que será a las 11 de la mañana local (15.00 GMT), ambos tendrán «discusiones abiertas» sobre la situación política en Grecia y la evolución del debate económico en Europa. Infobae

 

Compartir: