Fiscalía captura a doce políticos regionales colombianos por nexos con paras

Bogotá, 14 may .- El fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, confirmó hoy la captura de doce políticos del departamento caribeño del Magdalena que establecieron acuerdos con paramilitares para que les ayudaran a salir elegidos a cambio de favorecerles con el manejo de recursos públicos.

Montealegre hizo este anuncio en una entrevista en el programa de televisión «Pregunta Yamid», con el periodista Yamid Amat, al cabo de una jornada en la que mantuvo silencio mientras los medios informaban de este golpe al fenómeno conocido en Colombia como la «parapolítica».

«Se han logrado doce capturas en el transcurso del fin de semana», sostuvo al asegurar que en total la Fiscalía ha ordenado «medidas de aseguramiento» (detención preventiva sin beneficio de excarcelación) para un total de 82 dirigentes políticos, entre los que hay «diputados, concejales y aspirantes a Alcaldías».

El fiscal colombiano explicó que sobre 70 esos 82 políticos pesa una orden de detención preventiva en prisión, mientras que para los 12 restantes las medidas son retenciones domiciliarias.

Sin embargo, no especificó qué tipo de detención se le impuso a los doce políticos capturados, como tampoco reveló sus identidades.

Según el fiscal, «ya hay algunas de las personas contra las que se libró detención preventiva que han manifestado su deseo de comparecer ante la Fiscalía General de la Nación, muchos de ellos con la idea de eventualmente someterse a unos preacuerdos con la Fiscalía».

Montealegre detalló que este golpe a la parapolítica, que sigue al escándalo que desde 2006 llevó a investigar, encarcelar y condenar a casi un centenar de congresistas, tuvo su origen cuando hace 6 años se encontraron documentos que acreditaban los llamados «pactos de Chivolo y Pivijay».

Estos acuerdos, celebrados según los indicios de la Fiscalía entre finales del año 2000 y mediados de 2002, involucraron a políticos de 15 municipios del Magdalena, cuya capital es la caribeña ciudad de Santa Marta.

«Existió un pacto entre algunos sectores de la clase política dirigente del Magdalena con el Bloque de Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) del Norte del Magdalena, específicamente con el grupo comandado por ‘Jorge 40′», alias del exjefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, extraditado en mayo de 2008 a Estados Unidos.

Por estas alianzas, se establecía que los paramilitares «garantizarían el proceso electoral para esas personas y además estas personas eventualmente estarían dispuestas a colocar al servicio de las autodefensas la gestión pública» a través del «manejo de la contratación y de los recursos públicos».

Montealegre observó que de esta operación e investigación que está en curso pueden salir muchas otras, pues si bien hay certeza de que la mayoría de los políticos salieron elegidos, no se sabe si luego cumplieron sus promesas, lo que se encargará de averiguar la Fiscalía.

Y en el desarrollo de la indagación no descartó solicitarle a las autoridades estadounidenses que faciliten el acceso de fiscales y jueces colombianos a las declaraciones de «Jorge 40».

Las investigaciones de la Fiscalía sobre los vínculos entre dirigentes locales y paramilitares no se centran en Magdalena, sino que según Montealegre se extienden a «otras regiones del país». EFE

Compartir: