Los latinoamericanos perciben a la inseguridad como el mayor problema

El 32% de los latinoamericanos piensa que la inseguridad ciudadana es el principal problema de la región, reveló el índice Latinobarómetro correspondiente a 2011. El estudio, que consultó al opinión de 20 mil personas en 18 países, indicó que al momento de responder esa pregunta el 28% se inclinó por la delincuencia y un 4% por las pandillas.

El país señalado como el más violento es Guatemala y el menos violento es Uruguay, al recibir 7 y 4 puntos, respectivamente, en una escala del 1 al 10. Sin embargo, son los venezolanos quienes más inseguros se sienten (62%).

La directora ejecutiva del informe, la chilena Marta Lagos, destacó que la violencia no está bien tipificada en los estudios que manejan los Gobiernos, por lo que no se toman medidas adecuadas. «El documento revela que las informaciones que tienen hoy día los Gobiernos sobre el tema de la delincuencia no son los indicadores adecuados para saber qué diablos está pasando con la delincuencia por que tienen contrastes que no revelan la verdad de los niveles de violencia en la región», enfatizó.

Lagos, quien reconoció que América Latina tiene la tasa de homicidios más alta del mundo (impulsada en buena medida por Centroamérica), explicó que uno de los principales factores del aumento de la violencia y la falta de seguridad tiene que ver con la mala distribución de la riqueza en Latinoamérica. «Tenemos estos dos problemas, la violencia y los bajos niveles socioeconómicos y da la impresión de que los gobiernos no están atacando bien la problemática, porque atacan la consecuencia y no la causa del problema«, afirmó.

Según el estudio, la mayoría de los latinoamericanos percibe que vivir en su país es cada vez más inseguro, aunque señala que en los barrios donde habitan sí tienen seguridad. Un 33% asegura sido ellos o algún pariente víctimas de un delito.

«Este es un fracaso de la democracia, el haber conseguido que 600 millones de habitantes lleguen a un consenso respecto a que la delincuencia aumentó, independientemente de que uno pueda comprobar de que en mi país no es así (…) la percepción no tiene relación con la realidad», afirmó.

El informe señala que algunas sociedades toleran la violencia en un mayor nivel, por lo que no se refleja en las cifras. «Los pueblos se acostumbran a los altos niveles, ya no la declaran en la vida diaria», explicó Lagos. En promedio, un 16 % de los ciudadanos de la región no denuncia actos delincuenciales que hayan sufrido, mientras que apenas un 33 % confía en la policía.

Por otra parte, el reporte puso de manifiesto la subvaloración que existe acerca de los alcances del narcotráfico. Alfredo Torres, presidente ejecutivo de Ipsos Apoyo, también presente en la presentación del informe, remarcó que «no hay una presión de la opinión pública para enfrentar» ese problema. «Entonces el narcotráfico sigue creciendo con cierta tolerancia social porque la población está preocupada más por los delitos que la afectan cotidianamente, pero no está viendo a este monstruo que está creciendo detrás».

 

Compartir: