Las Farc perdieron la cabeza

  • Es el golpe más fuerte a las Farc en toda su historia. Hasta el viernes 4 de noviembre las Fuerzas Militares no habían podido dar de baja a uno de los tres jefes que ha tenido el grupo terrorista estando en ejercicio. Jacobo Arenas y Manuel Marulanda, TiroFijo sus dos fundadores murieron de “muerte natural”. De alguna manera la baja de Cano era el paso lógico tras la muerte de cabecillas legendarios como Raúl Reyes y el Mono Jojoy. Alías, Alfonso Cano murió en su Ley.

Bogotá, 04 noviembre RAM_.. El ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, confirmó en la madrugada de este sábado desde Bogotá la muerte de Alfonso Cano, máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Según Pinzón, el jefe guerrillero de 63 años murió tras un bombardeo en una región montañosa del departamento del Cauca.

«Las tropas iniciaron un cerco y en ese cerco en el transcurso de la tarde del día de hoy entraron en una situación de combate y persecución de este individuo». «Allí cayó alias Alfonso Cano», aseveró el ministro quien agregó que fue capturado vivo su jefe de su seguridad. También falta por confirmar la muerte de la compañera sentimental del máximo jefe guerrillero.

Pinzón pidió al resto de los hombres que permanecen activos en las FARC a entregar las armas: «No les queda mejor opción que la desmovilización», aseveró.

Las fuerzas armadas de Colombia encontraron a Alfonso Cano en un rastreo luego del bombardeo en la zona rural de Suárez. Los efectivos del ejército lo reconocieron por las características de sus facciones.

Desde Cartagena el presidente Juan Manuel Santos dijo que la muerte de Alfonso Cano es «un golpe histórico». «Debemos insistir hasta traerle a los colombianos un país en paz», dijo Santos al indicar que aún falta mucho por hacer para lograr la desmovilización de las FARC. Hace dos meses el líder rebelde se había trasladado al departamento del Cauca huyendo de la ofensiva de las fuerzas militares colombianas.

Desde el mediodía de este viernes se estuvieron escenificando combates que se extendieron por más de 10 horas entre las fuerzas militares colombianas y el sexto frente de las FARC en el municipio de Suárez que culminaron con la caída del jefe rebelde.

Máximo líder desde 2008 Alfonso Cano, cuyo nombre real es Guillermo León Sáenz Vargas, asumió la jefatura del llamado secretariado del grupo guerrillero tras la muerte en marzo de 2008 del líder histórico de las FARC Pedro Antonio Marín, alias Manuel Marulanda o Tirofijo.

El máximo jefe de las FARC murió tras 10 horas de combates entre las fuerzas militares de Colombia y los rebeldes en una región montañosa del departamento del Cauca.

Cano nació en julio de 1948 en Bogotá, militó en la Juventud Comunista en los años 60 y 70, y era considerado más del ala política que militar dentro de las FARC, una guerrilla creada en mayo de 1964 y que nació siendo un movimiento campesino.

El sociólogo Alfredo Molano, quien lo conoció en los años 70 en la Universidad Nacional, describió alguna vez a Cano como «un hombre un poco reservado» y «bien formado políticamente, leído e interesado por la literatura y la economía».

Eso marca una diferencia importante respecto a «Tirofijo», un hombre que nació en una zona rural, que no estudió y que pasó buena parte de su vida en la clandestinidad. «Uno presentía que (Cano) hacía cosas (en la Universidad), pero no sabía qué. Era muy combativo en las asambleas estudiantiles. De pronto desapareció y se fue unos años para la Unión Soviética».

Después de regresar de la Unión Soviética, Cano estuvo en Bogotá, donde en una ocasión fue apresado con armas. A principios de los años ’80 ingresó plenamente a las FARC y entró en la clandestinidad. «Ha sido reconocido (Alfonso Cano), todo el proceso forense ha sido llevado a cabo»

Antes de entrar en la clandestinidad Cano había ganado prestigio como líder estudiantil a la vez que era invitado a dictar conferencias sobre marxismo a algunos frentes guerrilleros. En 1981 estuvo preso 18 meses por sus conexiones con la guerrilla y tras recibir una amnistía del presidente Belisario Betancourt se incorporó a la guerrilla de las FARC. En dos oportunidades Cano encabezó delegaciones de las FARC para negociar con el gobierno colombiano. Eso ocurrió en la administración del presidente César Gaviria. La primera vez fue en Caracas, en 1991, y un año más tarde en Tlaxcala, México.

Años después, en la negociación de paz durante el gobierno del presidente Andrés Pastrana, entre 1999 y el 2002, mantuvo un bajo perfil.

Quién era “Alias “Alfonso Cano”

Guillermo León Sáenz Vargas llegó a lo más alto que podía alcanzar en su carrera con un fusil en la mano. Rebautizado en la selva como «Alfonso Cano», fue el sucesor de Manuel Marulanda Vélez como máximo cabecilla de las FARC. Alcanzó a estar tres años en lo más alto del organigrama de los subversivos. De madre pedagoga y padre agrónomo, nació el 22 de julio de 1948 en Bogotá, en el seno de una familia conservadora de clase media alta. Fue el quinto de siete hermanos.

Desde pequeño, se interesó por los libros de política e historia. Jugaba fútbol y le hacía fuerza a Millonarios. Vivió un tiempo, para sorpresa de muchos, en el exclusivo barrio Santa Bárbara de la capital. También desarrolló gustos por la geografía, la música indigenista y la música del cantautor catalán Joan Manuel Serrat.

Sus estudios de antropología los empezó en la Universidad Nacional en 1968, cuando hacía erupción la Revolución Cubana. Por esa época consumó el «amor» que siempre le pregonó a la guerrilla, todo atenuado, claro está, por sus pasos previos como militante de la Juventud Comunista (Juco) de Colombia, brazo del Partido Comunista. Alcanzó entonces a cumplir seis meses en prisión, luego de ser detenido por las autoridades por sus actividades de protesta.

Posteriormente pasó otro año y medio en la cárcel, hasta que recobró la libertad por una amnistía que entregó el Gobierno de Belisario Betancourt en 1982. En la Juco quisieron enviarlo como exiliado a Moscú, pero él prefirió marcharse a la selva.

«Yo lo consideraba un dirigente político, no un guerrillero», confesó su hermano Roberto Sáenz. Su familia tampoco aprobó su proceder.

Fue a finales de la década del setenta cuando «Cano» se unió a las FARC. Rápidamente ascendió posiciones gracias a sus conocimientos. Para eso fue clave el aprecio que se ganó del fallecido jefe y fundador de la guerrilla, Jacobo Arenas (1924-1990).

Se dice que el legado político de Arenas recayó en «Cano» y eso jugó a su favor. De hecho, estuvo al frente de iniciativas como el Movimiento Bolivariano, dado a conocer en el Caguán el 29 de abril de 2000, y del Partido Comunista Clandestino, conocido como PC3. «Cano» igualmente estuvo en los intentos de paz realizados en 1991 en Caracas (Venezuela) y Tlaxcala (México) en 1992.

Para el proceso de paz iniciado por el presidente Andrés Pastrana en 1999 y terminado en 2002, estuvo pocas veces presente en las mesas de negociación.

Los años posteriores marcaron una inclinación mucho más militar (con el narcotráfico a bordo) de las FARC, en la que sobresalió el «Mono Jojoy».

Muerto él en la operación «Sodoma» y ya ido «Tirofijo», el Secretariado dio un giro y escogió a Guillermo León (nombre puesto por su padre en honor al expresidente Guillermo León Valencia) para ser su máximo líder desde 2008.

«Acordamos unánimemente que a la cabeza del Secretariado y como nuevo comandante del Estado Mayor Central esté el camarada Alfonso Cano», dijo en un video su compañero Timoleón Jiménez, alias «Timochenko». Ese fue su momento cumbre en la guerrilla. Para la sociedad, en cambio, quedó una amplia carrera criminal.

Se le cuentan, entre muchos otros delitos, que ideó el secuestro de los 12 diputados del Valle y de otros tantos civiles. En enero de 2008, fue condenado en ausencia a 40 años de cárcel por ejecutar a 40 guerrilleros en ‘juicios de guerra’.

Era acusado, además, de narcotráfico en Estados Unidos, país que llegó a ofrecer cinco millones de dólares por su cabeza.

El líder del ala ideológica, el cabecilla de barba hirsuta, el de lentes grandes, ha muerto. Se abre un nuevo capítulo en el libro de la historia de las FARC. Y de Colombia.

«Es el golpe más importante en la historia contra las farc»: Presidente Santos

“No debemos ser triunfalistas debemos perseverar y persistir hasta traerle a los colombianos un país en paz”, dijo el presidente Santos.

Tras confirmarse la noticia de la muerte del máximo jefe de las Farc, alias ‘Alfonso Cano’, durante un bombardeo de las Fuerzas Militares en el departamento del Cauca, el presidente Juan Manuel Santos, señaló que se pone fin a un ciclo de terror e invitó a los guerrilleros a que dejen las armas y se entreguen a las autoridades.

“No debemos ser triunfalistas debemos perseverar y persistir hasta traerle a los colombianos un país en paz, donde todos unidos podamos trabajar por un futuro mejor. Ese golpe es una comprobación de que el crimen no paga, la violencia no es un camino, quiero enviarle un mensaje a todos los miembros de esa organización, desmovilícese porque de lo contrario terminaran en una cárcel o en una tumba”, dijo el jefe de Estado.

El primer mandatario felicitó al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón y a los hombres de la Fuerza Pública que con sacrificio y persistencia concluyeron con éxito este importante golpe a la columna vertebral de las Farc.

“Hoy es el día de nuestras Fuerzas Armadas, les agradezco de corazón porque esto le devuelve al país y le reitera su fe en el futuro. A los colombianos les digo que sigamos trabajando todos juntos porque este es un país maravilloso y vamos a conseguir esa paz que ha sido esquiva durante tantas décadas. Que viva Colombia”, puntualizó.

Como el “golpe más contundente” que se le ha dado a la organización terrorista de las Farc en toda su historia, calificó el Presidente Juan Manuel Santos la muerte de alias ‘Alfonso Cano’ en una operación de la Fuerza Pública colombiana. El Mandatario dijo que la baja del cabecilla número uno de las Farc es un “golpe histórico”.

“Ha sido confirmada la muerte de alias Alfonso Cano. Cayó el número uno de las Farc. Es el golpe más contundente que se le ha dado a esta organización en toda su historia”, sostuvo.

Desde Cartagena, el Presidente Santos felicitó al Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y a los integrantes del Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada y la Policía Nacional.

“Quiero felicitar al Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, al Ejercito, a la Fuerza Aérea, a la Armada Nacional, a la Policía, a todos los soldados y policías de Colombia, porque gracias su perseverancia y su coraje se logró este gran golpe. Un golpe histórico para las Fuerzas Armadas de Colombia”, señaló.

También pidió no ser triunfalistas sino perseverar hasta entregarles a los colombianos un país en paz y con un futuro mejor. “No debemos ser triunfalistas. Todo lo contrario; debemos perseverar, debemos insistir hasta traerles a los colombianos un país en paz, un país donde todos unidos podamos trabajar por un futuro mejor”, concluyó el Presidente de la República.

Compartir: