Santos dice que no habrá «tolerancia» con quienes busquen apoyo de grupos armados

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, advirtió hoy que su Gobierno no tolerará a quienes busquen apoyo o patrocinio de grupos armados y llamó a cerrar el capítulo de «la combinación de la política con las armas».

En un seminario sobre Rendición y Sistemas Electorales en Bogotá, Santos sostuvo que dará protección a «a quienes jueguen con las reglas de juego de la democracia», pero dijo que no habrá «tolerancia con quienes busquen el apoyo o el patrocinio de los armados».

Sin mencionar al nuevo partido de izquierda Consejo Patriótico Nacional, creado el pasado fin de semana, Santos señaló que «es hora de pasar la página y cerrar definitivamente ese capítulo tan triste de nuestra historia que ha sido la combinación de la política con las armas».

Tras el nacimiento del Consejo Patriótico Nacional se registró una concurrida manifestación en Bogotá el lunes pasado con participación de sectores políticos de distintos partidos, especialmente izquierdistas.

Santos indicó, además, que se debe enriquecer la democracia con más espacios para todas las expresiones políticas, pero señaló que lo que no se puede es «permitir las ambigüedades: o se está en la legalidad, o se está en la ilegalidad».

Santos reconoció que estas marchas del nuevo partido político transcurrieron en forma «pacífica» y fueron «ordenadas».

Añadió que así como se adoptaron las medidas necesarias para garantizar ese derecho a la manifestación, los participantes dieron «muestra de madurez con su comportamiento».

El Consejo Patriótico Nacional busca ocupar el espacio político que dejó la histórica Unión Patriótica, UP, fundada en 1985 a raíz de un acuerdo de paz entre el Gobierno del entonces presidente Belisario Betancur y el grupo guerrillero Farc.

La UP fue aniquilada entre 1985 y 1990 con el asesinato de más de tres mil de sus adeptos, entre ellos dos candidatos presidenciales, varios parlamentarios, decenas de diputados departamentales, y miles de concejales y militantes de base.

Altos mandos de la Policía y del Ejército habían advertido en días previos a la marcha del pasado lunes , que esta manifestación política podría estar infiltrada por guerrilleros y simpatizantes de las Farc.

Compartir: