“Quiero mi dinero, baby”, la frase que desató el escándalo en Cartagena

La Fiscalía General de la Nación ha iniciado una investigación sobre el escándalo de prostitución que estremece al Servicio Secreto de los Estados Unidos, por la preocupación de que jóvenes menores de edad pudieran estar involucradas en el hecho.

Funcionarios de la Fiscalía General en Cartagena han hablado con empleados del hotel donde estalló el escándalo y con un taxista que llevó a su casa a una de las “damas de compañía” que pasó la noche con uno de los agentes del Servicio Secreto que estaban en Colombia para proteger al presidente Barack Obama, durante la Cumbre de las Américas celebrada en esa ciudad.

La denuncia de esa mujer de que no recibió el dinero que pedía por sus servicios desencadenó el escándalo, de acuerdo con una alta funcionaria del gobierno colombiano.

El escándalo se originó cuando un agente del Servicio Secreto supuestamente no quiso pagarle $800 a su “dama de compañía” Dania Suárez, de 24 años, después de que ella durmió una noche con él.

“Quiero mi dinero, baby”, le dijo Suárez, quien es madre soltera, al agente, según el diario The New York Times.

La joven abandonó su casa el viernes después de que fotos de ella —en traje de baño y con otras ropas— aparecieron en diferentes medios. Las fotos han sido publicadas por todo el internet. La presencia de miembros de la prensa en las afueras de su casa en Cartagena creó el caos.

Mientras tanto, agentes de la policía acudieron a por lo menos uno de los clubes de entretenimiento para adultos vinculados al escándalo para verificar las tarjetas de identificación de las mujeres y establecer su edad, afirmó un empleado del club.

La preocupación de los funcionarios colombianos ante la posibilidad de que menores de edad pudieran estar vinculadas al escándalo que envuelve a los agentes del Servicio Secreto y militares estadounidenses, añade una grave dimensión al escándalo en el que supuestamente participaron 21 prostitutas colombianas que prestaron servicios sexuales a 11 agentes y 10 militares en el Hotel Caribe en el balneario colombiano.

En Washington, versiones prensa indicaron que hasta ahora seis agentes del Servicio Secreto han sido separados de las filas. Dos de ellos, supervisores, fueron separados de sus cargos el jueves: Greg Stokes, quien trabajaba en una unidad con perros, y David Chaney, a quien se le permitió retirarse. A un tercer empleado se le permitió renunciar.

Chaney escribió en su pagina Facebook que durante la campaña presidencial del 2008 el “realmente estaba mirando” la figura de Sarah Palin, candidata a la vicepresidencia durante la campaña de John McCain.

Ni el empleado del club ni la Fiscalía General de la Nación hicieron comentarios sobre la investigación o el operativo policial en Pleyclub, uno de los clubes nocturnos relacionados con el escándalo.

Sin embargo, la investigación fue confirmada por la alta funcionaria colombiana que pidió que su nombre y puesto no fueran identificados porque no tenía autorización para hablar sobre el caso.

“La prostitución que involucra a los adultos no es un delito en Colombia, pero es un delito cuando los menores de edad que son inducidos a ejercerla y esta es la razón por la cual el gobierno está tratando de verificar si hubo menores de edad involucrados”, afirmó la funcionaria.

 

Compartir: