Duro editorial del Wall Street Journal sobre «el modelo argentino»

Continúan las repercusiones por la decisión del gobierno nacional de expropiar el 51% de las acciones de YPF y de esa manera recuperar el control estatal de la petrolera. Ahora fue el influyente diario económico estadounidense Wall Street Journal que en su editorial cargaron duramente contra la Presidente Cristina Kirchner y su gobierno.

Algunas de las frases más significativas de la editorial:

Kirchner sintió la necesidad de explicar el lunes que «Soy una jefe de estado, no una patotera (matona)». Esta nunca es una buena señal si proviene de un político.

Un acto que el mundo civilizado está calificando de «robo». Sólo Hugo Chávez aplaudió.

Argentina, parece tener la intención de cumplir con todos los estereotipos económicos y políticos que han hecho a esa tierra bendecida mucho más pobre de lo que debería ser.

El nivel de riesgo político del país se ha disparado a niveles similares a los de Caracas.

A Kirchner no le importa. Ella está tratando de salvar su presidencia en momentos en que el modelo económico que heredó de su esposo, el difunto presidente Néstor Kirchner, se le está acabando el impulso.

Ahora, el colapso parece inevitable. La economía se está desacelerando y las reservas internaciones se están acabando. Al robar a Repsol, Kirchner está apelando a los sentimientos nacionalistas a la vez que obtiene el control político de las reservas de crudo y una potencial máquina de patronaje.Después de generaciones de peronismo, el pueblo argentino sabe cómo esconder su efectivo en el extranjero.

Una mejor forma de enviar un mensaje a Buenos Aires sería que los países civilizados del mundo expulsen a Argentina del G-20. Cuando su presidenta quiera comportarse como una verdadera jefe de estado y no como una matona, el país puede ser invitado de nuevo al club de países serios.

La Venganza de Cristina

También el reconocido medio británico Financial Times se refirió a la expropiación  de la petrolera con duros términos. En un artículo titulado «Fernández se toma venganza», el diario sugiere que las consecuencias «serán enormes» y que el panorama que observan es una «mayor retirada de empresas».

La nota asegura que «Argentina se enfrenta también a un aislamiento diplómatico» y que se volvió de la Cumbre de las Américas por «haber sido maltratada» y que por eso «la Sra. Fernándes se vengó con lo que tenía a mano».

El Financial Times pone especial atención en la familia Eskenazi, a la que tilda de «oligarca» y que durante el proceso de compra de hace cuatro años «contaba con la bendición del Presidente Kirchner. Todo el mundo estaba feliz».

«La nacionalización tendría como objetivo enseñar a otros oligarcas argentinos una lección: a no salirse de la línea. Además, la señora Fernández también tiene la oportunidad con esto de enterrar un acuerdo económico cuestionable [con los Eskenazi]. Cualquier olor de controversia fue a la tumba de su marido», relata con cierta crudeza el artículo.

La nota concluye con una alusión cinematográfica: «Con esta saga, Argentina ha dado un paso fuera de los límites de la lógica habitual y se convierte en una película de Fellini»

Compartir: