El hombre no es un factor económico más o un bien desechable, advierte el Papa Francisco a países ricos

PAPA-FRANCISCO-RECORRIDO

El Papa Francisco afirmó hoy que el hombre no es un factor económico más o un bien desechable y que el dinero y otros medios políticos y económicos “deben servir y no gobernar”. Igualmente Francisco expresó su preocupación por la situación en Siria y exhortó a los países ricos a que contribuyan a obtener un “cese al fuego inmediato y duradero y llevar a las partes en conflicto a las mesa de negociaciones”.
Las precisiones las hizo el Sumo Pontífice en una carta que envió al primer ministro británico, David Cameron, con motivo de la cumbre del G-8 y en la cual advirtió a las naciones integrantes que el fin de la economía y de la política es el servicio a los hombres, “comenzando con los más pobres y los más débiles, allá donde se encuentre, incluso si aún están en el vientre de la madre”.
En la misiva, que fue divulgada este domingo por el Vaticano, el Papa aborda entre otros temas, la atención hacia los pobres, la libertad, el hombre como centro de la actividad económica y política y la paz en Siria.
La carta es una respuesta a otra enviada por Cameron al pontífice, informándole sobre la agenda de su gobierno en tanto presidente de turno del G8 en 2013 y sobre la reunión del G8 que el 17 y 18 de junio se realizará en Inglaterra, que tienen como temas el libre comercio internacional, al fisco y la transparencia de los gobiernos y de los agentes económicos.
Para que el tema de la reunión tenga un más profundo significado, dijo el papa, “es necesario asegurar que toda actividad política y económica internacional haga referencia al hombre”, consienta “la libertad y la creatividad” y se ejerza “con sentido de solidaridad y una particular atención hacia los pobres”.
Francisco destacó en el temario del G8 una propuesta para una acción coordinada de los integrantes del grupo, a fin de eliminar definitivamente el hambre y garantizar la seguridad alimentaria, y otra referida a la protección de las mujeres y niños de la violencia sexual en las situaciones de conflicto.
No hay que olvidar que el “contexto indispensable” para todas estas acciones políticas es la paz internacional, subrayó el pontífice.
En este contexto manifestó su más fuerte preocupación por la situación en Siria y pidió que la cumbre del G8 contribuya a obtener un “cese al fuego inmediato y duradero y llevar a las partes en conflicto a las mesa de negociaciones”.
“La paz exige la renuncia a algunas exigencias para construir juntos una paz más justa”, subrayó.
Añadió que el hombre “no es un factor económico más o un bien desechable sino algo que tiene una naturaleza y dignidad no reducible a simples cálculos económicos”.
“El fin de la economía y de la política es precisamente estar al servicio de los hombres, comenzando por los más pobres y débiles, no importa donde se encuentren, incluso en el vientre de la propia madre”, enfatizó el papa, agregando que “el dinero y los otros medios políticos y económicos deben servir, y no gobernar”.
Lo fundamental, según el papa Francisco, es que el hombre sea el centro de toda actividad política y económica porque él es “su más profundo recurso” y al mismo tiempo “su fin primordial” .
Desde su elección, el pasado 13 de marzo, papa Francisco ha insistido sistemáticamente, en sus homilías, en sus mensajes a la gente reunida en la Plaza de San Pedro, sobre la necesidad de que la Iglesia , los fieles y los gobiernos presten más atención a los pobres.