Vicepresidenta retira demanda contra periodista británico

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez anunció este miércoles en su cuenta de Twitter que retiró la demanda por injuria contra el periodista británico Jeremy McDermott, director de InSight Crime, quien publicó en marzo un informe que vincula a una empresa suya y de su esposo, Álvaro Rincón, con el presunto narcotraficante Guillermo León Acevedo, conocido como Memo Fantasma.

«El caso de @jerrymcdermott me puso en una encrucijada y la defensa a mi buen nombre prevaleció. Hoy considero el caso superado y retiraré la denuncia penal. La libertad de prensa y la defensa del honor son derechos inalienables y baluarte de la democracia», indicó la funcionaria.

Ramírez, así mismo, envió un mensaje al reportero en su cuenta de la red social: «Valoro la importancia de su investigación @jerrymcdermott y espero que prospere en favor de la ley y la justicia. La lucha contra el narcotráfico y el terrorismo que lo alimenta, siempre ha sido mi prioridad. Respeto el derecho a la libertad de prensa, y con esta aclaración de los hechos, procedo a retirar la demanda, solo quería dejar clara mi posición».

La decisión la tomó, aseguró la vicepresidenta, «luego de la aclaración de @jerrymcdermott ante diversos medios de comunicación sobre mi esposo, sus negocios y sobre mí».

Horas antes, la firma Víctor Mosquera Marín Abogados, que representa a Ramírez, había anunciado en un comunicado: «Se presentó una denuncia por injuria agravada en contra de Jeremy McDermott, director ejecutivo y cofundador de InSight Crime, con el único propósito que en la etapa de conciliación o anterior a ella, el señor Jeremy McDermott corrija la información imprecisa, inexacta y errónea difundida».

Según los demandantes, cuando fue publicada la investigación «El narcotraficante invisible: tras las huellas de Memo Fantasma» se le pidió a McDermott «rectificar o aclarar la información ambigua e inexacta» que señalaba que «Ramírez le había informado que conocía personalmente al señor Guillermo León Acevedo».

Sin embargo, añade la firma, la vicepresidenta «le manifestó telefónicamente y en su chat privado, de forma inequívoca, que no conoce ni ha tenido ninguna relación con el señor Acevedo».

Esa solicitud de rectificación tuvo lugar en abril pasado y al no obtener resultado, los abogados de la vicepresidenta presentaron la demanda ante la Fiscalía General de la Nación.

InSight Crime señaló que los abogados de McDermott respondieron a la solicitud de rectificación de la vicepresidenta con una carta en la que explicaron «que la información obtenida como parte de la investigación no fue negada o distorsionada por la declaración contradictoria» de Ramírez.

«Con base en lo que hemos publicado no veo absolutamente ningún motivo para rectificación alguna. Entendemos las preocupaciones de la vicepresidenta y estaremos dispuestos a escucharlas», expresó McDermott, citado en un comunicado publicado por InSight Crime.

El periodista agregó: «Atenderemos sus reclamos y sus explicaciones de por qué siente que ha sido agraviada penalmente y lo consideraremos todo cabalmente».

En ese sentido, el centro de investigación aclaró que «ni McDermott ni InSight Crime han dicho en ningún momento que la vicepresidenta Ramírez estuviera involucrada en alguna actividad ilegal. Ese no fue nunca el objeto de la investigación».

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) afirmó en un comunicado que, de ser hallado culpable por el delito de injuria, «McDermott podría ser sancionado a una pena de entre 16 y 54 meses de cárcel y a una multa de hasta 375.000 dólares».

«En calidad de alta funcionaria pública, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez debe esperar que la prensa informe ampliamente sobre su persona y debe abstenerse de presentar demandas contra periodistas», afirmó la coordinadora del Programa de Centroamérica y Sudamérica del CPJ, Natalie Southwick, citada en el comunicado de ese organismo.

Entre tanto, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) invitó a Ramírez a retirar la denuncia contra McDermott y a «aportar información a los cuestionamientos que se hacen en su contra».

En ese sentido, los abogados de la vicepresidenta ofrecieron «retirar la denuncia siempre y cuando las partes se reúnan previamente, se escuchen y eventualmente, luego de revisar los datos objetivos existentes, puedan realizar un acuerdo directo de aclaración y/o rectificación» con la FLIP como mediadora.

De acuerdo con InSight Crime, «Memo Fantasma» estaba relacionado con el tráfico de drogas desde la época de Pablo Escobar, jefe del Cartel de Medellín que fue muerto en diciembre de 1993 en una operación de la Policía colombiana en esa ciudad.

Según la investigación, el supuesto narcotraficante pasó desapercibido ante la opinión pública por décadas, financió «el sangriento ascenso de paramilitares» y a ayudó a traficar cientos de toneladas de cocaína.

El informe de InSight Crime señala que la vicepresidenta y su esposo desarrollaron con su empresa Hitos Urbanos Limitada un proyecto inmobiliario en un terreno de «Memo Fantasma» en Bogotá.

Por ello la Fiscalía citó en mayo a declaración jurada a Álvaro Rincón por una investigación contra el supuesto narcotraficante, aunque el abogado Francisco Bernate, que representa al esposo de la vicepresidenta, manifestó que su defendido fue llamado en calidad de testigo y no como indiciado.

Bernate agregó entonces que tanto su cliente como la vicepresidenta son víctimas de una «campaña de desprestigio».

De igual forma, el pasado 21 de julio, un tribunal colombiano impuso medidas cautelares sobre ocho predios que conforman una hacienda en el departamento de Córdoba, avaluados en 9.000 millones de pesos y que están vinculados a las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y a «Memo Fantasma».

La Fiscalía estableció además los nexos de «Memo Fantasma» con el Bloque Central Bolívar (BCB) de las desmovilizadas AUC, que empezaron «a mediados de 1998 hasta la desmovilización de ese grupo armado en 2006, siendo señalado de ser el encargado de liderar las actividades de narcotráfico».

Compartir: