Recuperación del parque Entrenubes tardará décadas

Las entidades distritales, con el apoyo de la Policía Metropolitana y la Fiscalía General, lograron recuperar un polígono del parque ecológico Entrenubes «que había sido ocupado ilegalmente por los denominados ‘tierreros’», luego de tres días de que estos intentaron invadir los terrenos del Parque Ecológico Entrenubes y «afectar cerca de 80.000 individuos arbóreos», así como «de arrasar 18 hectáreas»,

«Estas personas inescrupulosas instrumentalizan a ciudadanos más vulnerables para apoderarse de tierras que no les pertenecen, que son parte esencial de una reserva ecológica y tesoro ambiental de todos los bogotanos, en donde está totalmente prohibida cualquier construcción urbana», dijo la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia,

“Es indignante lo que está pasando en Entrenubes. Los ‘tierreros’ están ofreciendo protección y suelo dentro de las áreas protegidas que son patrimonio ambiental de todos los ciudadanos. Además, están poniendo en riesgo su vida mientras talan y queman nuestros recursos naturales, ocasionando un daño que tardaremos décadas en recuperar”, afirmó Urrutia.

«Estas personas salen a identificar personas vulnerables que pueden haber sido sacadas de sus casas por falta de pago de arriendo, muchos migrantes, y les ofrecen que les van a dar lotes en lo que es una área protegida. Vimos la llegada de buses con más de 400 personas que ya venían armadas de polisombras, palos, machetes, picos, palas (…) todo lo necesario para hacer esta invasión»

«Lo que les dicen es: ‘mire, le tengo un lote, vaya y quémelo, quite los arboles, organícelo y queda suyo, yo le ofrezco la protección y eventualmente le cobraría un arriendo’. Lo que sabemos es que, posteriormente, cada vez le suben más el arriendo, ese es el sistema, entonces las personas acaban siendo manipuladas y carne de cañón», añadió.

El polígono en donde se han venido presentando estas afectaciones tiene 31 hectáreas, de las cuales 18 se han visto seriamente afectadas por las actividades de construcción y ocupación ilegal.

«Entre los daños ambientales en esta reserva están la tala masiva de árboles, quemas, remoción indiscriminada de cobertura vegetal, adecuación de suelos para estructuras y ocupaciones informales, y afectación de nacimientos de agua que posteriormente alimentan la quebrada Yomasa. Estas intervenciones han generado un deterioro del suelo, el aire y la flora, ocasionando pérdida de biodiversidad y desequilibrio en el ecosistema», indicó.

Compartir:

Comments are closed.