Los disturbios raciales más graves de las últimas décadas en EE.UU.

TOMADO DE EL HERALDO

Las violentas manifestaciones que se registran en gran parte de Estados Unidos por la muerte de George Floyd no han sido las primera en el territorio norteamericano. El fallecimiento de otros ciudadanos de raza negra también han quedado en la historia de ese país, decesos que originaron en su momento grandes protestas y disturbios a favor de los derechos civiles.

En el año de 1992 Rodney King fue brutalmente golpeado por cuatro policías en Los Ángeles (California). Al conocerse que los uniformados habían quedado absueltos, iniciaron duras protestas que dejaron entre 50 y 60 muertos en esa ciudad.

Otro caso de abuso de autoridad y protesta se evidenciaría años después, pero esta vez en contra del menor de 17 años Trayvon Benjamin Martin, quien murió en 2012 por un disparo proporcionado por George Zimmerman, coordinador de vigilantes del sector donde residían algunos familiares del adolescente. Por falta de pruebas Zimmerman no fue arrestado y no impusieron cargos en su contra. Esto hizo que múltiples ciudadanos salieran a las calles a manifestar en contra del hombre de 28 años, quien además, es americano.

Hoy día, muchos siguen relacionando la muerte de George Floyd con la de Eric Garner debido a la similitud de los hechos. Eric murió el 17 de julio de 2014 después de que un oficial de la Policía de Nueva York lo estrangulara entre 15 y 19 segundos mientras lo arrestaban.

La decisión judicial de no procesar al policía generó protestas públicas en algunas ciudades de Estados Unidos por la violencia en contra de los afroamericanos. Actualmente muchos siguen exigiendo justicia por esta hecho, aunque un año después se expusiera que Nueva York había hecho un acuerdo extrajudicial y se comprometía a pagar a la familia de la víctima más de cinco millones de dólares. Las últimas palabras emitidas por Eric antes de su muerte también fueron “no puedo respirar”.

Tan solo semanas después de la muerte de Garner la población de Misuri fue testigo de otro caso de abuso de autoridad. El nueve de agosto de 2014 Michael Brown fue abatido por parte de un agente de policía, quien expresó que lo había hecho por defensa propia. Posteriormente el fiscal general de EEUU inició una investigación para esclarecer si la acción había sido producida por discriminación racial o por emplear fuerza excesiva. En noviembre del mismo año se concluyó que el oficial Darren Wilson no sería imputado y el hombre finalmente presentó su renuncia.

La reacción de la comunidad frente a la no imputación y a la reacción del Policía originó nuevas marchas a favor de los afroamericanos, mayormente en San Luis, donde existieron protestas pacíficas y enfrentamientos violentos con las autoridades.

El 12 de abril de 2015 Freddie Gray se convirtió en una nueva víctima afroamericana. Según información de la fiscal del estado de Maryland en el caso se produjeron una serie de negligencias que llevaron a la muerte al joven de 25 años de edad, quien recibió una lesión fatal en su espina dorsal mientras era arrestado por un grupo de policías y se encontraba en custodia. Tiempo después fue trasladado a un centro de salud donde falleció una semana más tarde.

Según los oficiales, Gray tenía comportamiento violento, sin embargo, la fiscal explicó que el joven había muerto como consecuencia de las lesiones sufridas mientras se encontraba inmovilizado dentro de una camionera. Finalmente y luego del funeral de Freddie, se llevaron a cabo una serie de disturbios y se decretó un toque de queda en estado de emergencia durante una semana en la ciudad de Baltimore.

El caso de Philando Castle causó gran conmoción en el estado de Minnesota. Los hechos tuvieron lugar el 6 de julio de 2016 en la ciudad Falcon Heights, donde Castle – quien se encontraba con su novia y su hija de cuatro años –  fue tiroteado al menos cuatro o cinco veces por parte de un policía que al parecer, se encontraba realizando una parada de tráfico. Los resultados forenses dictaminaron que el hombre había muerto por homicidio y el hecho también desencadenó disturbios civiles en la ciudad.

La divulgación de un video el 23 de septiembre del 2016 ayudó a esclarecer la muerte de Keith Lamont Scott. Según el testimonio de algunos oficiales, Scott no había querido dejar su arma, lo que obligó a que uno de ellos reaccionara. Sin embargo en las imágenes que expuso su pareja, el hombre solo se encontraba asustado y en busca de unas medicinas en su auto.

El policía implicado en la muerte de Keith, Brentley Vinson – quien también es afroamericano – fue puesto en licencia administrativa pagada en espera de una investigación. El caso de Lamont provocó disturbios violentos en Charlotte durante dos noches. En las protestas una persona fue asesinada por un civil y varios oficiales resultaron heridos.

El pasado 25 de mayo la muerte de George Floyd causó gran rechazo en gran parte de la comunidad de Estados Unidos. El caso se dio a conocer gracias a un video que circuló por las redes sociales, donde se veía a Floyd tirado en el suelo y esposado, mientras un policía apoyaba su rodilla en su cuello. “¡No puedo respirar!” decía una y otra vez el hombre, mientras que el uniformado hacía caso omiso a los llamados de la víctima.

Por este hecho, el país norteamericano pasa un gran episodio de protestas que se han tornado violentas, originando que en algunas ciudades se establezca  toque de queda y que alcaldes soliciten el apoyo de las autoridades locales.

Compartir:

Comments are closed.