España, un país blindado e inmovilizado

Por: María Isabel Basteiro.

Corresponsal en Europa.

Mas de 47 millones de personas quedan confinadas en sus casas durante quince (15) días, como resultado del Estado de Alarma, decretado por el gobierno de Pedro Sánchez.

La excepcional medida obedece al plan de contención de la pandemia del COVID19 o Coronavirus, que ha convertido a España en el segundo país europeo más atacado por el virus.

QUÉ ES EL ESTADO DE ALARMA

El Real Decreto de Estado de Alarma, contemplado en la Constitución, otorga al gobierno la potestad de centralizar y tomar el control en todos los ámbitos de la sociedad.
Durante quince días todas las decisiones serán tomadas por los Ministerios de Salud Pública, de Defensa, de Transporte y del Interior.

Ello supone medidas de intervención y control sanitario de hospitales, farmacias, empresas farmacéuticas y centros de investigación, entre otros.
Medidas de coordinación y unificación de todos los cuerpos de seguridad del Estado (policias regionales, ejercito y Guardia Civil) para ayudar en las labores que así lo exijan.

Ordenamiento y restricciones en el transporte aeroportuario, terrestre, ferroviario y marítimo.
Y, por ende, medidas de control y garantía de abastecimiento alimentario y de combustible y prestación de servicios de servicios básicos.

LA RESTRICCIÓN QUE CAMBIARÁ LA VIDA DE LOS ESPAÑOLES

Es la más importante y la de mayor envergadura. El Estado de Alarma por Razones Sanitarias permite al gobierno limitar la movilidad de los ciudadanos. Esto se traduce -dadas las circunstancias- en el encierro, literal, de los españoles en sus viviendas, durante 15 días, prorrogables según el avance o contención del virus.

Solamente se podrá salir a farmacias, supermercados, cajeros automáticos, hospitales cuando sea necesario y a los sitios de trabajo que no puedan habilitar el teletrabajo.

Se anula cualquier actividad de otra índole.

Permanecerán cerrados todos los colegios, universidades, centros académicos, museos, cines, teatros, restaurantes, bares, comercios y centros comerciales, centros de ocio, instalaciones deportivas y parques públicos y privados de todo el territorio español, incluidos las Islas Canarias y las Islas Baleares y los territorios españoles de Ceuta y Melilla.

EL IMPACTO

La vida cotidiana cambió radicalmente. El impacto económico conllevará medidas muy restrictivas cuando España vuelva a la normalidad. Aunque la Unión Europea y el gobierno han destinado partidas de ayuda a profesionales independientes y a las PYMES, las pérdidas serán visibles.

Se estima una perdida de más de 320.000 empleos. La educación tendrá que recuperarse del estancamiento, sin saber cómo, aún.

Las medidas públicas y los plazos administrativos y jurídicos se han detenido para el ciudadano común.

Y lo más preocupante, el impacto sicológico de un aislamiento colectivo es imposible de preveer.

Esta durísima restricción va precedida de campañas virales como #MEQUEDOENCASA promovida por el desbordado y agotado personal médico que lleva semanas atendiendo a pacientes ya contagiados, a los que están aislados preventivamente y a los que estaban ingresados.

Esto sin tener en cuenta que el protocolo de higiene es extremo y los obliga a cambiar batas, tapabocas, gorros, guantes…, para ver a cada paciente.

La España de hoy no tiene más opciones que mantener la calma, creer única y exclusivamente al personal autorizado y seguir las indicaciones de prevención.

A modo de trivialidad: el coronavirus empieza a aburrir.

Notas a pie de página

Coronavirus en el mundo:
Casos confirmados: 156.241
Fallecidos: 5.833
Recuperados: 73.966

Coronavirus en España:
Casos confirmados: 6.271
Fallecidos: 189

Última hora: la esposa del Presidente español, Begoña González, da positivo en Coronavirus.

Compartir:

Comments are closed.