Congresistas llevaron protesta con cacerolazo hasta la Cámara de Representantes

Antes del inicio del debate de los proyectos de la Comisión Primera de la Cámara, congresistas de diferentes partidos políticos expresaron sus posiciones sobre las marchas que se vienen presentando en el país en los últimos días y algunos llevaron cacerolas y otros elementos de cocina para hace ruido y protestar en el Congreso.

En medio de las constancias de los legisladores, se presentó una fuerte discusión entre congresistas de la oposición y partidos independientes con los del Centro Democrático, por los desmanes y alteraciones al orden público que se presentaron en ciudades como Bogotá y Cali.

Mientras que la oposición condenaba posibles abusos y excesos de la fuerza pública por parte del Esmad de la Policía (Antidisturbios), el Centro Democrático denunciaba que líderes de izquierda agitaban e incitaban a la violencia.

El representante Álvaro Hernán Prada, del uribismo, señaló directamente al senador Gustavo Petro de incitar a la violencia a través de su cuenta de Twitter.

“Advertimos que la marcha del 21 (de noviembre), que estaba citada para convertirse en un paro nacional, tenía un componente violento que querían hacer lo mismo que en Ecuador o Chile, que tenía un apoyo internacional y que se vio reflejado en la invitación y permanente incitación a la violencia por parte de activistas de extrema izquierda como Gustavo Petro que están acostumbrados a crear el caos”, afirmó Prada.

El representante Inti Asprilla, de la Alianza Verde, denunció un posible plan sistemático para causar pánico en Bogotá y Cali y responsabilizó a la Policía Nacional de tener uso desmedido de la fuerza.

El representante John Jairo Hoyos, del partido de ‘la U’, abrió en su smartphone la aplicación de cacerolazo y la puso a sonar, uniéndose los representantes Germán Navas Talero e Inti Asprilla, quienes llevaron sus cacerolas.

“En la ciudad de Cali sufrimos con los hechos acontecidos, marchamos en una enorme alegría, río de jóvenes y mujeres y tengo que reconocer la mayoría eran mujeres. Les reclamaron a toda la dirigencia política el inconformismo social que hoy vive Colombia y expresaron la preocupación que tienes los colombianos con su presente laboral, futuro pensional y el futuro de sus hijos”, señaló el congresista.

Luego pidió la palabra el representante liberal Julián Peinado, quien señaló que Colombia demostró que no quiere los extremos.

Ni petristas ni uribistas. Colombianos rasos salieron a marchar en una expresión casi que  espontanea en la noche, cuando miles y millones de cacerolas retumbaron en nuestro país. ¿Será que estos también son vándalos? No señores: ni de aquí ni de allá”, señaló el representante.

Compartir: