Uribe rindió la indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia

El expresidente respondió por presunta manipulación de testigos en contra del opositor Iván Cepeda. Manifestantes a favor y en contra se tomaron los alrededores del Palacio de Justicia.

En medio de un episodio inédito en la historia del país, el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez rindió este martes durante casi ocho horas indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia.

El exmandatario respondió todo el centenar de preguntas que tenía el magistrado César Reyes, titular de la Sala de Instrucción del máximo tribunal de la justicia ordinaria, acerca de la presunta manipulación de testigos contra el senador opositor Iván Cepeda.

El exmandatario llegó a las 7:44 de la mañana al Palacio de Justicia, fuertemente escoltado y acompañado de su abogado Jaime Granados y dos de sus suplentes.

El llamado a Uribe, que se convierte en el primero a un expresidente ante la Corte Suprema, es por la supuesta comisión de los delitos de fraude procesal y soborno en actuación penal.

En la diligencia hizo presencia además una delegada del Ministerio Público y el representante uribista Álvaro Hernán Prada, también señalado dentro de los mismos hechos y quién está citado este miércoles ante el alto tribunal. Prada asistió debido a que tiene derecho a hacerlo, toda vez que comparten el expediente el exmandatario y él.

La audiencia arrancó en la Sala de Instrucción a las 8 de la mañana, se levantó a las 12 del mediodía para almorzar, se reanudó a las 2 de la tarde y acabó pasadas las 5 de la tarde. El exjefe de Estado salió por la puerta del parqueadero del Palacio de Justicia y no dio declaraciones a la prensa.

La alta corte tendrá ahora 10 días para proferir una decisión que podría cambiar la situación jurídica del senador, pues evaluará si el líder del uribismo se mantiene vinculado al proceso en libertad, si el caso es archivado o, incluso, si será enviado a la cárcel.

Manifestaciones

A las afueras del Palacio de Justicia se manifestaron a favor y en contra de Uribe al menos 200 personas. De hecho, el cuórum de las protestas varió a lo largo del día, pues en las primeras horas de la mañana había unos 150 ciudadanos gritando en contra de Uribe, armados con pancartas, fotos, megáfonos e instrumentos musicales de percusión. Y, de otro lado, unas 50 personas, sonando cornetas, vistiendo camisetas con mensajes y ondeando banderas tricolores, arengaban a favor del expresidente.

Luego, la fuerza pública, integrada por decenas de agentes de la Policía y del Esmad, cerraron con vallas los accesos de entrada a la calle 12 tanto por la carrera 7 como por la 8, sacaron a los manifestantes a ambos lados de la calle y así evitaron una mayor aglomeración frente a la alta sede judicial.

Por fortuna, no hubo mayores desórdenes en el plantón, salvo un par de enfrentamientos entre los manifestantes y los uniformados y la detonación de una de las llamadas ‘papas bombas’ o explosivos artesanales de bajo poder.

Durante las protestas, la hermana carmelita Adriana Torres le dijo a EL HERALDO que su presencia en el acto obedecía a su preocupación por los niños: «No me estoy manifestando, soy una líder de una comuna de Medellín, y el Centro Democrático y el Grupo Tendencia han querido siempre ayudar a nuestros niños porque son personas maltratadas, que han sido violadas, secuestradas, asesinadas y desplazadas de su territorio».

Sobre el expresidente Uribe, agregó la religiosa: «Cuando estaba el doctor Álvaro Uribe no se veía tanta cosa de los niños en la calle con las drogas, haciendo males, como ahora. Yo soy una líder comunitaria y yo sé quién es realmente el doctor Álvaro Uribe».

Entre tanto, la activista Shirley Sandoval, en diálogo con EL HERALDO, señaló que su protesta era por los asesinatos de líderes sociales: «Nos estamos manifestando aprovechando la indagatoria que le está haciendo la Corte a Uribe porque creemos que varios de los asesinatos a los liderazgos sociales desde los territorios han sido culpa de este Gobierno y particularmente de la estrategia paramilitar del Gobierno».

Indicó además que estaban «haciendo memoria por los más de 200 liderazgos territoriales asesinados y más de 300 excombatientes firmantes del acuerdo de paz que también han sido desaparecidos».

Duque lo apoya

El presidente Iván Duque salió en defensa de Uribe Vélez al señalar que es una persona que «ha entregado su vida a servirle a Colombia».

«He tenido la ocasión de conocer a Álvaro Uribe Vélez y tengo claro que es una persona que ha entregado su vida a servirle a Colombia, que ha trabajado como pocos por el bienestar de este país todos los días de su vida», dijo Duque a medios de comunicación.

Así mismo, manifestó que durante el gobierno de Uribe, este «enfrentó la criminalidad con verticalidad y compromiso». Además calificó al congresista como «una persona que ha trabajado por la población más vulnerable de nuestro país».

Y concluyó: «Si ustedes me preguntan, yo resumo a Álvaro Uribe Vélez en una sola palabra: honorabilidad».

ONG piden respeto a la Corte

Más de 200 organizaciones de Derechos Humanos nacionales e internacionales hicieron un llamado a respetar la «independencia» e «imparcialidad» de la Corte Suprema.

A través de un documento suscrito el pasado lunes, las organizaciones y redes firmantes manifestaron: «Nuestro total rechazo a los ataques y campaña de desprestigio adelantada a través de las redes sociales y distribución de volantes con información engañosa» contra la Corte Suprema, el senador Iván Cepeda y su defensa por parte del Cajar.

Dijeron las plataformas de activistas que dicha campaña «tergiversa» la actuación procesal, recurre a la difusión de «mentiras y calumnias» con la clara intención de «afectar la independencia e imparcialidad judicial» y «menoscabar» el debido proceso.

Por ello, hicieron un llamado a dejar en manos de la Corte Suprema las decisiones que correspondan en derecho y en justicia, «pues nadie, por poder o cargo que ostente, puede estar por encima de la ley».

El pleito

El exmandatario dijo en las últimas horas desde Montería que defendería su honra ante la Corte: «Debo ser prudente, cada día trae su propio afán. Yo he tenido disposiciones de vida, una de ellas es trabajar para que este país no sea una segunda Venezuela socialista, otra de ellas es defender mi honra de acuerdo con la Constitución desde donde sea y lo que le he dicho a la opinión pública, es lo mismo que le tendré que decir a la Corte Suprema”,

Antes, el senador Cepeda, del Polo, quien es tenido como víctima en el proceso, dijo a mediados de agosto pasado -cuando se definió la fecha de la diligencia tras varios ires y venires- que no asistiría a la audiencia.

«Anunciamos que con el fin de evitar cualquier acción que pudiera ser interpretada como intencionalmente dirigida a perturbar o a costreñir a la contraparte, a pesar de tener derecho a hacerlo, no concurriremos a las diligencias de indagatoria programadas para los días 8 y 9 de octubre de 2019. Así lo haremos saber formalmente a la Sala de Instrucción Penal», dijeron Cepeda y su abogado, Reynaldo Villalba, en un comunicado.

En medio de la investigación, las defensas de los congresistas Uribe y Prada -vinculado a la misma pesquisa y quien está citado el 9 de octubre- interpusieron varios recursos ante la Sala de Instrucción. Y, así mismo, la magistrada Cristina Lombana -quien tuvo relación de subordinación con Uribe cuando perteneció a las Fuerzas Armadas-, tras ser designada para el caso, debió ser reemplazada por encontrarse objetivamente impedida para adelantar el proceso.

En la resolución en que la Corte Suprema llama a indagatoria al expresidente por supuesta manipulación de testigos, el alto tribunal afirma que el abogado Diego Cadena, defensor del expresidente visitó cárceles y exparamilitares para que «a cambio de favores jurídicos y al parecer dinero» hicieran escritos y videos a favor del senador del Centro Democrático y diciendo que el senador Cepeda les había hecho ofrecimientos para que declararan en contra de Uribe.

En el documento, de 13 páginas y fechado el 24 de julio de 2018, pone de presente inicialmente el alto tribunal que el 22 de febrero pasado, Villalba le dijo a la Sala que un día antes «el señor Juan Guillermo Monsalve recibió de un amigo suyo de Neiva, vía wasap, un mensaje escrito en el que le dicen ‘hay un man muy grande’ que quiere hablar por medio mío ‘referente a ese chicharrón… me llegaron de parte del ex… pues para que hable con usted de parte directamente del ex’. En dicho mensaje se menciona al ‘viejo Cepe'».

Agrega Villalba que ese mismo personaje también le envió un mensaje de voz a Monsalve diciéndole que el jefe del Centro Democrático del Huila, alguien de apellido Prada, «lo abordó y le pidió que tramitara con él un video en el que se retractara de sus testimonios y culpara a Cepeda de haberle ofrecido prebendas para rendir declaraciones (…). Además, el interlocutor dice que el vocero del CD desde su teléfono lo puso en altavoz directamente a hablar con ‘el viejo’ y que este le manifestó que le ayudara con lo del video».

Así mismo, menciona el documento que Cadena contactó a la exfiscal Hilda Niño, detenida en la Cárcel El Buen Pastor, para que declarara en el juicio de Santiago Uribe diciendo que altos funcionarios de la Fiscalía se confabularon para acusarlo.

La fiscal, afirma el alto tribunal, accedió a las solicitudes de Cadena para que le cambiaran su sitio de reclusión y la enviaran a la cómoda Escuela de Caballería.

Finalmente, la Corte Suprema ordenó la declaración de 25 personas, entre ellas Piedad Córdoba, la exfiscal Niño, El Tuso Sierra, Don Mario y El Canoso.

Este miércoles el turno para la indagatoria será para Prada, quien deberá asistir al norte de la capital, que es la sede habitual de la Sala de Instrucción, que para la diligencia de Uribe fue cambiada por motivos de seguridad.

Compartir: