Uribe contra Cepeda: una lucha enconada que tendrá otro round histórico

Este martes a las 8:00 de la mañana Álvaro Uribe Vélez se convertirá en el primer expresidente en rendir indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia. Sus discusiones con Iván Cepeda son la raíz de la citación del alto tribunal, que movilizará a defensores y detractores del hoy senador.

Álvaro Uribe Velez e Iván Cepeda Castro representan los extremos políticos que hoy polarizan más a los colombianos. Desde sus orillas ambos defienden apasionadamente sus posiciones. Mientras el senador del Polo democrático pedía la aprobación total de los acuerdos de paz con las Farc, sin cárcel para sus cabecillas, el expresidente de la República señalaba al Gobierno de Juan Manuel Santos de “negociar con el terrorismo la agenda nacional”.

Pero sus vidas también han estado marcadas por la tragedia y la violencia política ejecutada por  grupos al margen de la ley. A Cepeda, los paramilitares liderados por Carlos Castaño le asesinaron en Bogotá a su padre el 9 de agosto de 1994, Manuel Cepeda Vargas, periodista,  líder y senador de la Unión Patriótica (UP). A Uribe, en cambio, la guerrilla de las Farc le mató a su padre, Alberto Uribe Sierra, el 14 de junio de 1983 en su finca Guacharacas en el norte de Antioquia.

En el desarrollo de sus carreras la distancia kilométrica de sus posiciones los siguió enfrentando irremediablemente. Como el 24 de junio de 2010. Dos meses antes de que Álvaro Uribe terminara el periodo de su segundo gobierno, como presidente se vio obligado a cumplir una orden de la Corte Interamericana de Derechos Humanos: “Realizar un acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional” por el asesinato del senador Manuel Cepeda Vargas. Al final del acto en el que estaba presente Iván Cepeda,  Uribe pidió perdón a medias al expresar que como mandatario no podía decir “que el Estado asesinó al senador Cepeda o al uno o al otro”. Para Cepeda las declaraciones del presidente eran “un nuevo agravio para las víctimas”.

Más desencuentros. Cuatro años después, el 17 de septiembre de 2014 el enfrentamiento entre ambas figuras alcanzó uno de sus puntos más altos. En ese momento  el senador Cepeda promovió un debate contra el congresista del Centro Democrático en el que lo acusó de tener nexos con el paramilitarismo. Cabe resaltar que las denuncias del senador del Polo ya habían sido formuladas antes por otros enemigos del expresidente, que a su turno prefirió retirarse del debate  para acusar al político de izquierda por manipulación de testigos y calumnia. Ese día Uribe Vélez presentó testimonios de los exparamilitares Ramiro Henao y Gabriel Muñoz, quienes afirmaban que Cepeda les hizo ofrecimientos para que testificaran en su contra.

Antes, en marzo de 2013, Uribe dijo ante la justicia que Cepeda le ofreció beneficios al expara  Juan Monsalve para que testificara en su contra en el caso de Santiago Uribe. En marzo de 2018 Uribe quedó en libertad después de pasar dos años preso en una guarnición militar, acusado de homicidio y de la conformación del grupo paramilitar Los 12 apostoles.

Fue precisamente la inclusión de Monsalve en el proceso lo que hoy tiene al senador Uribe a las puertas de rendir indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia, por supuestamente manipular testigos en contra de Iván Cepeda. Concretamente la Corte, a través del magistrado José Luis Barceló, de la Sala Penal, consideró el 24 de julio de 2018 que había suficientes elementos para investigar a Uribe por soborno y fraude procesal, y archivar la investigación por manipulación de testigos a Iván Cepeda.

Según Barceló, las visitas de Cepeda a los exparas sí se dieron, pero el senador las hizo en el ejercicio de sus funciones como congresista de la República.

Acto seguido, el lunes 30 de julio de ese año, Jaime Granados, abogado de Uribe, recusó a tres magistrados de la Sala de Instrucción del alto tribunal: José Luis Barceló, Luis Antonio Hernández y Fernando Castro, que lideraban el llamado a indagatoria del senador. El 15 de marzo de este año José Luis Barceló se retiró de la Corte Constitucional tras cumplir su periodo.

Según lo manifestado por el alto tribunal, en ese momento existían indicios para investigar las presuntas presiones por parte de Uribe a exparamilitares, para declarar ante la justicia en contra de Cepeda. Esta investigación se encuentra en fase preliminar. El otro llamado de la Corte, el que lo llevará este martes a las 8:00 a.m. en el Palacio de Justicia, en Bogotá, es por supuestamente presionar al exparamilitar Juan Guillermo Monsalve a retractarse de su versión en la que señala a Álvaro Uribe de ser pieza clave en el nacimiento de las Autodefensas Unidas de Colombia en el año 2006, en el departamento de Antioquia.

Como lo informó EL HERALDO Monsalve y Pablo Hernán Sierra aseguraron que  los hermanos Santiago y Álvaro Uribe,  junto a Alberto y Juan Guillermo Villegas y Santiago Gallón Henao crearon un grupo armado que luego sería el bloque Metro de la Autodefensas Unidas de Colombia. Hecho que Uribe ha negado. Juan Guillermo Villegas aparece en la escena de este enredo judicial, luego de meses de monitoreo a líneas telefónicas de la familia Monsalve.

La Corte pudo constatar en sus investigaciones que  a través de esas llamadas, que Villegas  mantenía comunicación con el padre y los hermanos de Monsalve,  con el propósito de controlar lo que estos pudieran decir ante el alto tribunal, y así, confirmar o negar el testimonio de Juan Guillermo. Hoy día Monsalve permanece recluido en la Cárcel de Cómbita. En el bloque Metro de la AUC  al que pertenecía tenía el alias de Guacharaco y testificó que en los años 90 la organización delincuencial fue fundada en la finca la Guacharacas, donde fue asesinado el padre de Álvaro Uribe Vélez.

Diego Cadena. Este abogado del que antes no se conocía mucho, por no decir que nada en el ámbito nacional, es hoy otra de las figuras centrales en el proceso contra el expresidente.

El alto tribunal de justicia conoció que Diego Cadena, uno de los abogados de Uribe, había ido a la cárcel a hablar con Monsalve con la finalidad de que este firmara una carta presentando disculpas al senador, retractándose de lo dicho en su contra.

El pasado 22 de febrero de 2018, la Corte conoció que Cadena sostuvo una reunión con este testigo. Monsalve grabó la conversación de manera clandestina y señaló que Cadena lo estaba presionando para que cambiara su versión y se retractara de lo dicho.

Dentro del mismo caso, figura otro testigo, el exparamilitar Carlos Enrique Vélez, quien se presentó ante la Corte Suprema de Justicia con recibos que darían cuenta del pago que le hizo Cadena para que diera una versión favorable sobre el expresidente.

Cadena ha negado todo lo dicho en su contra, sin embargo, unas grabaciones rebeladas por Daniel Coronel en su columna, rebelan que él y su hermano planearían “una fiesta” en estados Unidos para el periodista, quien ha hecho varias denuncias contra Uribe en su columna de Semana.

Antes de la diligencia judicial. Este martes, en medio de concentraciones públicas en contra y a favor de Álvaro Uribe, la figura más influyente de la política colombiana en los últimos 20 años, se dará un hecho sin precedentes en la historia del país: un expresidente rendirá indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia y el devenir de esa diligencia marcará su destino jurídico.

Por su parte, Iván Cepeda, observará los toros desde la barrera por recomendación de su defensa. Así se lo dijo el senador del Polo a varios medios de comunicación colombianos.

“No es cierto, como lo afirma Jaime Lombana -uno de los defensores del senador Álvaro Uribe- que mis abogados no puedan asistir a la indagatoria de su cliente el día de mañana. A pesar de que tenemos derecho, no concurriremos para evitar que se alegue apremio en esa diligencia”, escribió Cepeda en su cuenta de Twitter.

A su truno, Álvaro Uribe, en un acto en Montería prometió defender su honra ante el alto tribunal.

“Debo ser prudente, cada día trae su propio afán. Yo he tenido disposiciones de vida, una de ellas es trabajar para que este país no sea una segunda Venezuela socialista, otra de ellas es defender mi honra de acuerdo con la Constitución desde donde sea y lo que le he dicho a la opinión pública, es lo mismo que le tendré que decir a la Corte Suprema”, indicó el senador antioqueño.

Compartir: