Pese a 98.000 hectáreas de coca erradicadas, resiembra supera el 50%

El alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, aseguró que, a pesar de los esfuerzos del Gobierno por combatir los cultivos ilícitos con la erradicación de casi 100.000 hectáreas, la resiembra es el principal enemigo que obstaculiza la meta de reducir significativamente la cifra de hectáreas de coca en el país.

“Entonces hoy por hoy no puede hacerse un cálculo de restar las 98.000 hectáreas a las 169.000, porque a esa resta había que calcular cerca de 50.000 hectáreas de resiembra”, indicó Ceballos.

En total, en el primer año del gobierno Duque se han erradicado 98.246 hectáreas de cultivos ilícitos a través de tres modalidades; erradicación voluntaria (11411 hectáreas), grupos de erradicación (83142) y la formalización para sustituir (3693 hectáreas).

“Si usted compara los grupos manuales de erradicación tienen un rendimiento de 2.1 y 2.5 hectáreas diarias, mientras la erradicación aérea tendría 144 hectáreas diarias con un costo de la mitad”, explicó Miguel Ceballos.

El alto comisionado para la Paz sostuvo que en promedio los 100 grupos manuales de erradicación, que hacen esta labor por 75 días seguidos, logran reducir 6.500 hectáreas por mes, 1.625 por semana y 203 por día. Trabajo que es truncado por cuenta de la resiembra que, según las Naciones Unidas, está entre un 50 y 67%.

Ceballos manifestó que, a nivel monetario, la aspersión aérea con glifosato es el mecanismo más económico y más efectivo.

Según el alto funcionario, los grupos manuales costarían 6 millones de pesos; para quienes lo hacen en lugares peligrosos 7.700.000 pesos. La erradicación con herbicida; 3’700.000 pesos.

La aspersión aérea de ser aprobada tendría el menor costo con 2’900.000 pesos; con un promedio de 144 hectáreas radicadas por día.

Por otra parte, Miguel Ceballos denunció que en Venezuela los grupos ilegales están instalando cristalizaderos para la producción de coca.

“Muchos de esos cristalizaderos están en territorio venezolano, hay conocimiento de que el ELN está en territorio venezolano y también disidencias de las Farc. Estos grupos armados residuales están procesando la etapa final de la producción de la cocaína en territorio venezolano”, expresó.

La meta del Gobierno es llegar al 2023 con una erradicación definitiva de la mitad de los cultivos ilícitos, con el apoyo de la aspersión aérea con glifosato, que no será una realidad hasta el 2020, ya que, en estos meses de 2019, indicó Ceballos, se están diseñando actos administrativos y se está preparando la reunión del Consejo Nacional de Estupefacientes.

Compartir:

Comments are closed.