LEY DEL MONTES | La hoja de ruta del caribe

POR:OSCAR MONTES

@LEYDELMONTES

De los alcaldes y gobernadores que sean elegidos en octubre dependerá la suerte de la Región Caribe. El Compromiso Casa Grande Caribe debería ser de obligatorio cumplimiento.

Para lograr que esta iniciativa se materialice solo se necesita la voluntad colectiva, pero ello solo será posible si elegimos gobernantes probos que inviertan con transparencia y eficiencia en las prioridades de la gente y en este Compromiso Casa Grande Caribe. Por eso, invitamos a todos los ciudadanos del Caribe a votar a conciencia, a nunca vender su voto, a participar en el proceso electoral de manera responsable y a condenar la corrupción. Además, los invitamos para que apoyen a los gobernantes y candidatos que acojan de manera real y verificable este Compromiso Casa Grande Caribe por la inclusión y la transformación social”.

Este es el párrafo final del Compromiso Casa Grande Caribe que firmamos quienes asistimos el 30 de noviembre de 2017 a la creación de este proyecto en el Centro de Convenciones Pozos Colorados de Santa Marta. No se trata, pues, de simple letra muerta sino de la más grande apuesta de la Región Caribe por superar -ojalá para siempre- las actuales condiciones de atraso y de rezago social y económico que presenta, si las comparamos con el resto del país.

Casa Grande Caribe se constituyó desde entonces en la empresa más ambiciosa que podría permitir que el Caribe colombiano deje atrás tanta pobreza y tanta miseria. Nuestra Región no puede estar condenada por siempre y para siempre al atraso y al olvido. Ese no puede ser nuestro destino. Si de verdad pensamos en nuestro presente y en las futuras generaciones debemos poner en marcha cuanto antes todas y cada una de las recomendaciones contenidas en este Compromiso.

Las propuestas y conclusiones de ese primer encuentro de Casa Grande Caribe acaban de ser publicadas por el Banco de la República, como parte de la Colección de Economía Regional -editadas por Jaime Bonet Morón y Diana Ricciulli Marín- como constancia histórica de cuál debe ser nuestro compromiso para que se cumplan las metas ahí establecidas, que aunque ambiciosas no dejan de ser realistas y viables. El proyecto inicial fue liderado por el excodirector del Banco de la República y actual rector de la Universidad del Norte, Adolfo Meisel Roca.

Lograr que la Región Caribe supere -¡por fin!- los paupérrimos indicadores que presenta en Educación, Nutrición, Salud y Acueducto y Alcantarillado, que son los frentes críticos, costaría cerca de 16.000 millones de dólares, que se invertirían en un período de 12 años (2019-2030). No se trata de una cifra estrambótica ni mucho menos inalcanzable. Las conclusiones del estudio muestran que existen las fuentes de financiamiento y que la Región contaría con fondos suficientes para cumplir las metas planteadas. Hay que hacer -eso si- grandes esfuerzos en mejorar la calidad del gasto social, que se traduciría en mejores gestiones por parte de los gobernantes. Pero también se requiere de ciudadanos más comprometidos con la suerte de la Región y muchos más activos en la lucha contra la corrupción y el seguimiento a las inversiones. Es decir, ciudadanos que vigilen hasta el último peso que se invierta en la Región.

El Compromiso Casa Grande Caribe debe constituirse en la Hoja de Ruta de todos los alcaldes, gobernadores, concejales y diputados que sean elegidos el próximo 27 de octubre en la Región Caribe. Ahí están todos los problemas, pero también las soluciones y la mejor manera de encarar la crisis social que padecemos. Ahí están todas nuestras debilidades como Región, pero también nuestras fortalezas. Ahí están en toda su crudeza todas nuestras miserias, pero también nuestras riquezas.

¿Qué debemos hacer para que la Región Caribe supere el rezago actual que presenta en Educación, Nutrición, Salud y Acueducto y Alcantarillado?

Educación no es gasto, es inversión

Superar el atraso social de la Región Caribe en los próximos 12 años, costaría unos 16.000 millones de dólares, cifra que es absolutamente viable, puesto que se cuenta con fuentes de financiamiento potenciales que permitirían contar con cerca de 44.000 millones de dólares. El sector que más recursos demandaría sería el de Educación, con unos costos totales cercanos a los 6.275 millones de dólares. ¿Cuáles son los frentes prioritarios para la inversión? Educación Preescolar, Jornada Única, Formación de Docentes y Fortalecimiento Institucional. Todo lo que se invierta en Educación no son gastos: es inversión. Punto. Mientras nuestros indicadores en Educación sean los peores del país, no hay forma de superar el dramático rezago. El estudio de Casa Grande Caribe propone, entre otras cosas, acompañar durante el primer año de gobierno a 23 secretarías de Educación, formar en gerencia y liderazgo a 360 rectores de la Región Caribe y traer 300 formadores nativos extranjeros por año para fomentar el bilingüismo.

¿De dónde saldría la plata?

Para llevar a cabo esta ambiciosa, pero viable iniciativa, han sido identificadas tres fuentes de financiamiento: recursos tributarios y no tributarios de los gobiernos subnacionales (locales y departamentales), el Sistema General de Regalías (SGR) y el Presupuesto General de la Nación (PGN). Los primeros se podrían aumentar en los próximos 12 años en cerca de 23.000 millones de dólares, las proyecciones del SGR y la participación histórica de la Región Caribe indicaría que se podría contar con 7.000 millones de dólares y si se mantiene la participación que la Región ha alcanzado en los últimos años dentro del PGN en los sectores prioritarios proyectados por Casa Grande Caribe, se podría contar con unos 14.000 millones de dólares. Es decir, solo con estas tres fuentes de financiación se podría contar con unos 44.000 millones de dólares. Manos a la obra. Para ello, lo primero que debemos hacer es elegir bien a nuestros futuros gobernantes.

¡4.3 millones de habitantes del Caribe sin alcantarillado!

Después de la Educación, el sector que más demanda inversión es el de Acueducto y Alcantarillado. Se requieren 5.113 millones de dólares en los próximos 12 años para dejar atrás la que es sin duda una de las mayores expresiones de iniquidad social. De acuerdo con el informe de Casa Grande Caribe, 4,3 millones de habitantes de la Región Caribe carecen de Alcantarillado y 1,3 millones no tienen Acueducto. Combatir la Desnutrición Infantil -otra herida abierta en materia de iniquidad social- demandaría una inversión de 3,002 millones de dólares. Para ello se requiere con urgencia: recuperar los niños que están desnutridos y prevenir su desnutrición desde el embarazo. Con niños con una precaria Educación y desnutridos, no hay forma de que la Región Caribe supere el atraso social que padece y la muestra rezagada si se compara con el resto del país.

La Región Caribe con pésima Salud

Concluye el Compromiso de Casa Grande Caribe que las principales causas de mortalidad en la Región Caribe son evitables con acciones de promoción y prevención. La inversión que se requiere en este frente es de 2,158 millones de dólares en los próximos 12 años. ¿Qué se requiere? Acciones integrales de promoción y prevención por parte de los promotores de Salud y la construcción de la infraestructura que permita el desarrollo de los circuitos de salud. Las metas propuestas cubren la reducción de la mortalidad prematura en 25 por ciento de la población entre los 30 y los 70 años en enfermedades como cáncer de cuello uterino, mama y leucemia linfática aguda, entre otras. De igual manera se disminuirían los casos de tuberculosis, malaria y dengue.

Compartir: