Macías y su última ‘jugadita’ como presidente del Congreso

El inicio del periodo legislativo en el Congreso no estuvo exento de polémica. El senador Ernesto Macías, en una nueva y cuestionable ‘jugada’ política, buscó negarle a la oposición su legítimo derecho a la réplica. 

En medio del acto en el Congreso de la República, el senador del Centro Democrático no se dio cuenta de que su micrófono estaba encendido y mencionó claramente cuál era su estrategia para impedir la réplica de la oposición.

Mientras el presidente Iván Duque interactuaba con los diferentes congresistas presentes en el recinto, Macías dijo: «Nos toca, por obligación, que ellos hablen después del presidente. Ahí le pido a la comisión que acompañe al presidente y los saco de aquí. Eso no lo saben.

«Esa es mi última ‘jugadita’ de presidente», concluyó Ernesto Macías.

Segundos después, el congresista del uribismo se dio cuenta de que su micrófono estaba encendido y, visiblemente molesto dijo: «No me tienen apagado este micrófono». 

Al parecer, la ‘jugadita’ de Macías estaba planeada desde antes de que comenzara la instalación del Congreso. La réplica no aparecía en la orden del día del Legislativo y para que los partidos contrarios al gobierno de Iván Duque pudieran intervenir, fue necesario radicar una proposición que pedía el derecho a réplica.

Cabe destacar que este es un derecho dado por el estatuto de la oposición.

A pesar de la aprobación de la intervención de la oposición, varios congresistas ignoraron las palabras del senador Jorge Enrique Robledo, del Polo Democrático, que tomó la vocería.

Macías cerró así un año lleno de polémicas durante su presidencia en el Legislativo. La penúltima fue la instalación en el Congreso de una placa en honor a Álvaro Uribe; esta quedó instalada junto al recinto donde se celebran las plenarias del Senado.

La placa en honor al senador del Centro Democrático dice: «Colombiano ejemplar quien regresó al Senado a continuar trabajando por el país, después de haber ejercido como Presidente de la República durante dos períodos» (sic).

A las perlas de Macías se suman su polémico discurso el día de la posesión de Iván Duque como presidente y la forma en que se tramitaron las objeciones a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Compartir: