Distrito prohibe la venta de maíz para alimentar palomas en la Plaza de Bolívar

Quien sea sorprendido vendiendo o alimentando a las palomas en la plaza, podría recibir una orden de comparendo por desacatar la medida.

La Secretaría de Gobierno de Bogotá anunció que queda prohibida la venta de maíz u otro alimento para las palomas en la Plaza de Bolívar. Según explicó la entidad, la decisión fue tomada para proteger la salud pública de los bogotanos, de las mismas palomas y para proteger las estructuras arquitectónicas del lugar.

El Distrito indicó que desde el año pasado se viene trabajando con los vendedores de maíz para sensibilizarlos sobre el impacto que genera alimentar a las palomas y, por otro lado, para animarlos a que se vinculen a programas de oferta económica diferentes.

De acuerdo con el Instituto para la Economía Social, «3 de los 14 vendedores de maíz que se ubicaban en la Plaza de Bolívar aceptaron las ofertas del Distrito para mejorar su calidad de vida inclinándose por unidades de apoyo productivas, antojitos para todos, puntos comerciales, quiosco y empleabilidad».

Por otro lado, el Instituto de Protección Animal instaló el centro de atención a palomas, un lugar donde son trasladadas las especies que registran enfermedades. En las dos primeras etapas del funcionamiento del centro, se han atendido cerca de 440 de estos animales que se encontraban con baja condición corporal, plumaje desgastado, patas amputadas, infestadas de piojos y pulgas, lesiones de piel y alas rotas.

Cabe recordar que en 2018, el Distrito adelantó un estudio sobre la afectación que están sufriendo las palomas de la ciudad, especialmente aquellas que llegan a la Plaza de Bolívar en busca de alimento.

En ese informe se habló de la sobrepoblación de palomas y se determinó que obedece a distintas situaciones, entre ellas, hábitos que se fueron apoderando del imaginario social como darles comida en plazas y parques de la ciudad.

La Plaza de Bolívar es el lugar de la ciudad con mayor concentración de estas aves. Se estima que normalmente arriban alrededor de 1.300 palomas a este lugar, pero los fines de semana la cantidad puede aumentar a 3.500.

Así las cosas, quien sea sorprendido vendiendo o alimentando a las palomas en la plaza, podría recibir una orden de comparendo por desacatar la medida.

Compartir: