Estoy asombrado por la decisión: general Romero

Bogotá, 09 de julio_ RAM_ Por medio de un comunicado, el general Jorge Horacio Romero se mostró asombrado por la decisión que tomó el ministro de Defensa, Guillermo Botero. El oficial fue llamado a calificar servicio porque supuestamente habría cometido irregularidades cuando era comandante de la Cuarta Brigada del Ejército.

Es el primero de los tres altos oficiales que se pronuncia luego del escándalo sobre malos manejos en los gastos y los salvoconductos en las instituciones.

“Consideré a la institución garante del derecho a la presunción de inocencia, como hasta la fecha lo había sido, pero, hasta el último día soy respetuoso de las decisiones de mis superiores y por eso acataré la orden como corresponde”, dijo.

Paso seguido empezó a aclarar los hechos que lo han tenido por estos días en el ojo del huracán. Primero admite que la Fiscalía lo está investigando, pero aclara que aún no ha sido vinculado formalmente al proceso que se encuentra en etapa de indagación preliminar. De inmediato se remite a la polémica alrededor de los salvoconductos.

“Quiero dejar claridad en cuanto a primero, el comandante de la brigada no es competente para expedir ni ordenar que se expidan los permisos, para esto existe comité que estudia y avala dichas solicitudes en el marco de la ley”, dice Romero a través del comunicado.

“Con ocasión de una solicitud del CAI Laureles (Medellín) en febrero de 2017, conocí unos hechos relacionados con presuntas irregularidades en la expedición de un permiso especial, por lo que ordené la apertura de la investigación disciplinaria en contra del sr. Coronel Norberto Dueñas quien se desempeñaba como Jefe de Estado Mayor y es quien firma el salvoconducto”, agregó.

Sobre los permisos para portar armas relacionados con la banda criminal La Oficina de Envigado, el actual comandante de Acción Integral asegura que fueron expedidos cuando ya no estaba en la Cuarta Brigada de Medellín, pues advierte que ya estaba en la Tercera División en Cauca y Nariño.

En el mencionado documento el brigadier general Romero afirma que tiene “absoluta certeza” de no haber manejado ningún proceso de contratación, aclarando que frente a los cargos de corrupción el comandante de la brigada no tiene ese tipo de funciones sino recae en el ordenador del gasto. Por eso demostrará en los entes de control los procesos de contratación cuestionados.

Por último, el militar de alto rango manifiesta que va a acudir a las autoridades que los requieran para demostrar su inocencia.

“Sobre todo para honrar a la institución a la que he servido con lealtad y honestidad por más de 33 años y a quienes hacen parte de ella, porque sin duda estas acusaciones en mi contra son una estrategia de quienes buscan afectar el buen nombre de las instituciones”, concluyó.

Compartir: