El mundo en rojo: así ha aumentado la temperatura en el planeta

El pasado 18 de junio una foto se robó la mirada del mundo. Unos perros tirando de un trineo en lo que parecía ser Groenlandia, pero cuyo panorama, lejos del frío y la nieve que se esperaría, era agua y un cielo despejado. La imagen asimilaba más a un destino vacacional de verano que a un lugar ubicado en una de las zonas más inhóspitas del planeta.

Steffen M. Olsen, el científico que tomó la fotografía, señaló que aunque el gran cuerpo de agua alarmó a las comunidades de la zona, la imagen era “más simbólica que científica”. “Fue un día inusual en Groenlandia”, dijo. Y aunque puede ser verdad, esos días son cada vez más comunes.

Durante el pasado mes de junio Europa vivió una ola de calor que cobró la vida a más de 8 personas y subió los termómetros a casi 40 grados centígrados en algunos países. Mostrar esta realidad de una forma básica, procurando su mayor comprensión fue el objetivo que se trazó el científico Ed Hawkins, profesor de Ciencias Climáticas en la Universidad de Reading, Reino Unido.

Hawkins creó un proyecto que denominó Show your stripes (Muestra tus barras), una página en la que se puede visualizar el aumento de la temperatura en la gran mayoría de países desde 1901 hasta 2018 a través de un gráfico de barras de colores. El rojo representa los años donde la temperatura fue mayor con respecto a la media del periodo; el azul cuando fue menor.

En todas las imágenes predomina el rojo, que mientras más oscuro refleja mayor diferencia.

Experimento de Ed Hawkins. El rojo representa los años donde la temperatura fue mayor con respecto a la media del periodo; el azul cuando fue menor. La temperatura ha aumentado sin parar en la última década. Foto: Show your stripes (Muestra tus barras)

Experimento de Ed Hawkins. El rojo representa los años donde la temperatura fue mayor con respecto a la media del periodo; el azul cuando fue menor. La temperatura ha aumentado sin parar en la última década. Foto: Show your stripes (Muestra tus barras)

Los gráficos se han vuelto virales en redes sociales y han motivado cientos de conversaciones respecto a lo que se está haciendo y se debe hacer para detener el acelerado cambio climático. Paola Andrea Arias, profesora de la Universidad de Antioquia y coautora del próximo reporte global del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, explica que las temperatura promedio mundial se ha incrementado entre .8 y 1 grado centígrado desde la era preindustrial.

“El análisis de la evidencia ha identificado que ese aumento no puede explicarse si no se considera el incremento en las concentraciones de gases de efecto invernadero asociado, en muchas ocasiones, a la actividad humana”, señala Arias. Esto quiere decir que aunque el sistema climático terrestre ha vivido cambios naturales de enfriamiento y calentamiento, los estudios concuerdan en que en las últimas décadas se ha vivido un aceleramiento de estos cambios que se debe a la actividad humana.

Si bien se suele pensar que los gases de efecto invernadero tienen su origen en la quema de combustibles fósiles, esta no es la única causa. El cambio en el uso de suelos asociados, por ejemplo, a la ganadería, la agricultura o la deforestación, tiene un gran impacto. En precisamente en ese ámbito donde se producen los gases que Colombia exporta al mundo. El país no es la excepción en el experimento de Hawkins,

Colombia en el experimento de Ed Hawkins. El rojo representa los años donde la temperatura fue mayor con respecto a la media del periodo; el azul cuando fue menor. Foto: Show your stripes (Muestra tus barras). Foto: Show your stripes (Muestra tus barras)

Colombia en el experimento de Ed Hawkins. El rojo representa los años donde la temperatura fue mayor con respecto a la media del periodo; el azul cuando fue menor. Foto: Show your stripes (Muestra tus barras). Foto: Show your stripes (Muestra tus barras)

“Las emisiones de gases de Colombia son el .5% del total global. Una proporción muy baja si se compara con lo que emiten China o Estados Unidos. Sin embargo, los impactos de ese calentamiento en un país como el nuestro son más grandes”, señala la experta. Los cambios en el sistema climático afectan con más dureza a los países en vía de desarrollo y a las poblaciones más vulnerables. Arias recuerda el pasado fenómeno de la Niña en 2010 cuyos efectos aún no terminan de ser superados.

“Esos procesos ponen a prueba nuestros sistemas de prevención de riesgo. La experiencia ha demostrado que aunque el cambio climático afecta a toda la población, tiene unos impactos mucho más negativos en las comunidades más pobres y marginadas”, dice Arias. Y aunque el ser humano puede adaptarse biológicamente a estos cambios, no lo hará sin pagar un costo.

“Se morirán cientos de personas, pero claro que existe una posibilidad de adaptación. Sin embargo, tendremos entonces que pensar en otras formas de comer, por ejemplo, pensar que algunos productos que se cultivaban en ciertas zonas ya no se podrán seguir cultivando. Pero como especie, ante lo que está proyectado, se supone que podremos sobrevivir. No creo que eso sea un motivo para bajar la guardia”, señala la experta.

Aunque el propósito del experimento Muestra tus barras se cumplió, generando cientos de conversaciones alrededor del mundo sobre el progresivo aumento de la temperatura, el camino que queda es largo. El reconocimiento del cambio climático como un fenómeno que ha impulsado la actividad humana ya no solo se centra en la población sino en algunos gobiernos que en los últimos años se han retirado de importantes acuerdos que buscan combatir la emisión de gases invernaderos. El tiempo para detener días como los vividos en Groenlandia se está acabando.

Compartir: