Archie, el hijo del príncipe Harry y Meghan, entre el racismo y el progreso

El nacimiento del bebé real ha sido todo un suceso para Reino Unido, no solo por ser el primer hijo del hijo menor de Lady Di, sino por ser nacer de una madre americana, a pocos días de su nacimiento el pequeño ha sido víctima de comentarios racistas.

Hace pocos días que el pequeño Archie Harrison Mountbatten-Windsor llegó al mundo y ya carga con una responsabilidad gigante en sus hombros. Puede que sea el séptimo en la línea de sucesión y que este bastante lejos de alcanzar el trono, pero es sin duda el protagonista de lo que han denominado “una nueva era en la familia real británica”.

El hijo de los duques de Sussex llegó en una época decisiva en la historia del Reino Unido: el bebé real se encuentra con un país a la espera del brexit y en el que aún se sientes los estragos y la desunión por la decisión de abandonar la Unión Europea que para muchos ha significado un retroceso” hacía un país aislado y solitario.

Por eso, muchos ven en la familia Sussex los indicios del “progreso”. El nacimiento de un bebé con madre americana y ascendencia africana en la línea de sucesión ha sido todo un suceso simbólico para los británicos, pero que la madre de Meghan Markle —Doria Ragland, una mujer afrodescendiente — haya posado junto a la reina Isabel II y el duque de Edimburgo en la foto oficiales de presentación fue todo un hito para la Gran Bretaña diversa y multicultural.

En una publicación de HuffPost de Reino Unido el historiador cultural Patrick Vernon afirmó que “la presencia de Doria era significativamente importante, ya que recuerda al mundo que hay negros en Reino Unido (…) cuando la gente escriba los libros de historia en el futuro, los historiadores no podrán borrarnos de la historia de la Gran Bretaña de nuevo”.

Pero lo que ha parecido una celebración para muchos, ha sido una incomodidad para otros, así como las redes sociales se han inundado de buenos deseos y comentarios positivos para los duques de Sussex, los comentarios negativos y subidos de tonos también han destacado.

“Quiero ver su rostro y el color de su cabello”, “Luce como la abuela materna Doria, tiene su nariz y sus labios, quizás su cabello ondulado”, “Tenemos tres hermosos bebés reales, George, Charlotte y Louis, es suficiente. Archie no tiene título y no merece ser llamado príncipe”; son algunos de los comentarios que se pueden leer en la publicación donde Meghan y Harry presentan a su hijo en su cuenta oficial de Instagram.

Uno de los comentarios que más controversia causó, fue el del periodista Danny Baker, locutor de la BBC Radio 5, trinó una foto con el título “Royal baby deja el hospital” en la que comparó a Archie con un chimpancé. El “chiste” le costó su trabajo y su carrera.

Además, la misma Meghan Markle ha sido objeto de comentarios racistas desde que llegó a la vida del príncipe Harry en 2016. En diciembre del año pasado, ambos recibieron amenazas de un grupo neonazi británico por “traición a la raza” y “formación de un matrimonio interracial”.

Por ello, la periodista Micha Frazer – Carroll escribió para el diario The Guardian “A pocos días de su nacimiento, Archie, envuelto en privilegios, ha estado expuesto a las realidades del prejuicio británico… ni siquiera los que están en la cima del orden jerárquico parecen estar protegidos de la burda discriminación. Este bebé tiene toda una vida en público, y, me temo, una vida de las formas más bajas de racismo también”.

AFP

Compartir:

Comments are closed.