En vilo la»muerte política» de Mockus

Por primera vez en el Consejo de Estado hay dos fallos distintos en relación con un mismo tema. Por un lado, la Sala Quinta anuló la elección del senador Antanas Mockus, por el otro, la Sala Primera Especial de Decisión de la misma corporación había dicho que no decretaba su muerte política porque no estaba inhabilitado. 

Ese último fue apelado, y es la Sala Plena del Consejo de Estado la que debe resolver si mantiene la decisión o la cambia, en especial con el interrogante, de si la decisión que lo sacó del Congreso implica que la discusión ya es cosa juzgada.

“Es la primera vez que la Sala Plena se va a ocupar de esa temática tan interesante. A partir de la Ley 1881 de 2018 se establece como tipicidad la decisión que se primero se tome y que quede ejecutoriada hará tránsito a cosa juzgada respecto de la otra”, dice la presidenta del Consejo de Estado, Lucy Jannette Bermúdez. 

El debate no es fácil, pues insisten los demandantes que como ya les dieron la razón, no se pueden contradecir, pero hay un aspecto que todavía no se ha definido en este caso y es si el senador Antanas Mockus actuó con dolo. Para declarar la pérdida de investidura tiene que demostrarse la mala fe. 

La magistrada Sandra Lisset Ibarra Veléz está preparando la ponencia para iniciar la discusión sobre si se debe decretar su muerte política o no. 

LA INHABILIDAD

Corpovisionarios hizo dos contratos interadministrativos con la Gobernación de Cundinamarca y con el Distrito por valor de 428 millones de pesos. Eso, seis meses antes de las elecciones y al ser Antanas Mockus el representante legal de la fundación, le generó la inhabilidad.

La defensa argumentó que Mockus había delegado todas las funciones de contratación en el director ejecutivo de la fundación, y que por ello, al no ser el que firmó los contratos, sí podía participar en las elecciones.

Ese argumento lo avaló la Sala Primera Especial de Decisión, y la presidenta Lucy Janneth Bermúdez salvó voto al declararsele la nulidad electoral citando el mismo argumento que se usó en esa primera ocasión.

“El señor Mockus no participó porque primero, no firmó el contrato y segundo, tenía una representación conjunta con el director ejecutivo y en este caso quien suscribió el contrato y tenía la representación legal desde hace tres o cuatro años de la postulación del hoy senador Mockus”, explicó la magistrada.

Contrario a eso, la mayoría de los magistrados de la Sala Quinta consideraron que así lo firmara otro, él era el representante. 

“Consideraron que en efecto el ahora senador Mockus firmó dos convenios interadministrativos, que si bien no lo hizo directamente, teniendo en cuenta que él se desempeñaba como representante legal de Corpovisionarios, al haberlo hecho a través del director ejecutivo, es como si lo hubiera hecho él porque era el representante legal”, señaló Bermúdez.

Compartir: