Eln se constituye en fuerza aliada del régimen de Maduro frente a una intervención militar extranjera

BOGOTA, 01 de marzo_ RAM_ La guerrilla colombiana del Eln ha venido afianzando su presencia en Venezuela y parece servir a los intereses estratégicos de sectores del estado y las fuerzas armadas, en especial ante la posibilidad de que una potencia externa pueda organizar una intervención militar para destituir a Maduro o su gobierno.

Así lo advierte la ONG Internacional Crisis Group en un extenso informe divulgado simultáneamente en Bogotá, Caracas y Belgica y el cual reseña que el grupo terrorista, junto con disidencias de las Farc, bandas criminales y fuerzas de seguridad venezolana, tienen bajo su control la minería ilegal en este país, especialmente de oro, que proveen fondos al acorralado gobierno de Nicolás Maduro.

La ONG afirma que no se puede saber con precisión en qué consistiría la eventual intervención militar extranjera y cómo se llevaría a cabo, pero, subraya, un ejército de guerrilleros entrenados podría por lo menos aumentar las posibilidades de un conflicto prolongado de baja intensidad, en particular en las densas regiones selváticas del sur de Venezuela, donde el ELN está creando una base de apoyo social en las comunidades donde está presente. En caso de una intervención militar externa, el ELN ha dicho que está comprometido con la defensa del gobierno venezolano.

En el documento titulado “Gold and Grief in Venezuela’s Violent South” (Oro y dolor en el violento sur de Venezuela), la ONG afirma que las fuerzas extranjeras deberían dejar de considerar la intervención militar y, en su lugar, ayudar a negociar una transición pacífica en Venezuela, de lo contrario el desenlace puede ser caótico.

En la guerra por el control de la minería venezolana están involucrados los reductos guerrilleros Eln y disidencias de las Farc, los cuales, junto con los sindicatos criminales de vienen generando nuevas amenazas en el sur de Venezuela. Las tensiones y la violencia se han disparado en los últimos meses y podrían empeorar en medio de la crisis presidencial de Venezuela, advierte la ONG.

Compartir: