Miembros de la Mesa de Victimas de Santa Marta renunciaron por falta de garantías

De forma sorpresiva  todos los integrantes de la Mesa de Víctimas del Distrito de Santa Marta renunciaron tras denunciar falta de garantías a su seguridad por parte de la Unidad Nacional de Protección.

La decisión se tomó por parte de la junta directiva de esta organización luego de una reunión de carácter extraordinario que se celebró en las últimas horas.

Chadán Rosado Taylor, personero distrital y quien hace parte de la Secretaría Técnica de la Mesa indicó que esta decisión obedece a que”no menos de doce miembros, y quien habla en calidad de Personero, tenemos algún tipo de amenaza o intimidación”.

Resaltó que esta situación “cercena nuestro actuar como representantes y protectores de derechos humanos; razón por la cual el pleno de la Mesa renuncia por no tener garantías; esto quiere decir que el Distrito se queda sin representación”.

Para el representante del ente de control, durante la reciente reunión con la Unidad Nacional de Protección no se percibió la intención de protegerlos, pese a que se convocó a raíz del asesinato de la líder Maritza Quiroz.

No hubo percepción de un compromiso de índole institucional; fue una reunión totalmente inocua a juicio de los integrantes de la Mesa de Participación de Víctimas; no se cumplió el objeto para lo cual fue convocada”, añadió el representante del Ministerio Público.

El funcionario solicitó el acompañamiento de los entes de control y manifestó que “hoy establecemos en grado de certeza, que no hay una protección por parte de la Unidad de Protección, lo que denota que han desviado su objeto misional”.

“Nosotros por esta situación requerimos el acompañamiento de todas las agencias del Ministerio Público en pleno”, puntualizó el Personero Distrital.

Por su parte Odórico Guerra, coordinador de la Mesa Nacional de Participación de Víctimas, lamentó la determinación ya que deja sin representación a las víctimas por falta de garantías.

“Quedarían todas las víctimas del Distrito, que son más de 235.000, sin ningún tipo de representantes frente a esta renuncia masiva y colectiva”, indicó el líder de víctimas en el país.

La Mesa de Víctimas la integran 23 personas, de las cuales casi la mitad se encuentran bajo intimidación.

Compartir: