Estos audios son mi seguro de vida, le dijo Pizano a María Jimena Duzán

BOGOTA, 18 de noviembre_ RAM_ María Jimena Duzán narró en un artículo publicado este domingo en la revista Semana los encuentros personales y sus conversaciones en WhatsApp que sostuvo con el ingeniero Jorge Enrique Pizano, testigo clave en el caso Odebrecht.

El 28 de mayo de este año, Pizano le envío un chat a la periodista, en la que le indica: “(…) Discúlpame de antemano; con esto que te puedo contar me juego la vida, sobre todo con temas de la Ruta del Sol y lo de su socio minoritario…cuando te escribo esto me tiembla el pulso”.

Después de ese primer acercamiento, narra la periodista María Jimena Duzán, sostuvieron una serie de encuentros en las que el Ingeniero Pizano le entregó documentos y correos electrónicos que, de acuerdo con Pizano, demostraban cómo Odebrecht y el Grupo Aval sabían desde 2013 de la existencia de contratos falsos en su contabilidad en la Ruta del Sol II.

Duzán contó que el ingeniero Pizano le permitió escuchar los audios que él mismo había grabado en agosto de 2015 con varias personas de Corficolombiana y con el hoy fiscal Néstor Humberto Martínez, quien en ese momento era abogado del Grupo Aval.

La periodista cuenta que para el ingeniero Pizano con esos audios quedaba claro que el hoy fiscal general, encargado de la investigación de Odebrecht, sabía de la gravedad de los hallazgos hechos por él desde 2013.

Duzán narra que Pizano le dejó oír los audios con recelo y no le quiso dejar ninguna copia porque los consideraba como su última carta. “Estos audios son mi seguro de vida”.

La periodista narró que Pizano le contó que después de sus reuniones con NHM prácticamente lo aislaron en Corficolombiana, y comenzaron las investigaciones de la Fiscalía General en su contra por presuntas irregularidades en el contrato del Tunjelo-Canoas en Bogotá.

Al saber que nadie le ponía atención a sus denuncias, Pizano decidió pedir ayuda de la Justicia norteamericana, dice Duzán, “como última tabla de salvación para que lo considerara testigo protegido fuera de Colombia”.

Duzán cuenta que Pizano alcanzó a entregar los audios y la documentación al FBI para iniciar su proceso como testigo protegido. La periodista dice que en una de las últimas reuniones que tuvo antes de su muerte, le contó que “el proceso ante la justicia norteamericana se iba a demorar, y eso lo tenía desalentado”.

 

Compartir: