La cultura no tiene ideología ni color político en los 100 días de Gobierno de Iván Duque

Por Carlos Villota Santacruz

Twitter @villocol

 

BOGOTA, 15 de noviembre_ RAM_ El Gobierno del presidente de Colombia Iván Duque llegó al día 100 de mandato. Las manecillas del reloj no se han detenido y continuarán su marcha. Un momento para recordar el instante -90 años atrás- cuando el poeta Federico García Lorca fue a inaugurar la biblioteca de su pueblo Fuente Vaqueros – España, y pronunció un discurso breve, pero de un gran contenido, donde él decía que si tuviera hambre pediría medio pan y un libro, porque no hay peor hambre que el hambre de conocimiento, que no se puede saciar.

El maestro García Lorca con esas palabras nos estaba diciendo que la cultura sirve para sembrar brechas, que la cultura no le pertenece a nadie, que no es exclusiva de un grupo o de otros, sino que es para toda la sociedad y el talento la puede multiplicar.

Este pase de la historia, sirvió de inspiración para el hoy Jefe de Estado, quién en su ejercicio profesional lideró la división de cultura del Banco Interamericano de Desarrollo. “Recorrí América Latina haciendo proyectos culturales, y para mí no hay algo más importante en el tejido de una sociedad que la cultura, que la forma como se apropia de la cultura”, afirma

Para el sucesor de Juan Manuel Santos, quién será inquilino de la Casa de Nariño hasta el 7 de agosto de 2022, la cultura no tiene ni ideología ni color político. Es más. Debe unir a todos sus compatriotas. Bajo  esa motivación impulsó en el Congreso de la República la Ley Naranja, que la respaldaron casi todas las personas que las bancadas.

Para el mandatario, la Economía Naranja representa en un país como Colombia –si se suman todos los sectores que la componen–, casi el 3 por ciento del Producto Interno Bruto. “Eso es tres veces lo que aporta el café a la economía colombiana y casi 1,5 veces lo que aporta la minería; emplea a más de 600 ó 700 mil personas directa e indirectamente; tiene un potencial enorme para las exportaciones y es un gran generador de empleo y de valor agregado”, subraya Duque

Un ejemplo claro lo que esto significa en el mundo –en palabras del presidente de Colombia- es la famosa Represa de las Tres Gargantas en China –el proyecto hidroeléctrico más grande de la historia de la humanidad–, costó 25 mil millones de dólares, y duró casi 25 años en consolidarse desde el momento en que alguien pensó en el proyecto y se materializó.

“Resulta que los 10 musicales más famosos de Broadway, en el mismo periodo, generaron ventas en boletería y en mercadeo de 27 mil millones de dólares. Dos mil millones de dólares más que el proyecto hidroeléctrico más grande del mundo. Entonces estamos hablando un sector que está para quedarse, que representa transformación y que está compuesto por cuatro grandes áreas donde están los festivales, los carnavales, la gastronomía, los museos, los centros arqueológicos, y es todo lo que podemos definir como patrimonio” sostiene con alegría en su rostro.

Lo cierto es que este modelo cultural participativo, coloca en la agenda pública a las artes escénicas: teatro, danza, títeres, zarzuela, opera y cualquier otro, y las artes visuales, la fotografía, el cine, acompañado de expresiones digitales.

Esta es la apuesta del estado en la era Duque. La economía Naranja. Un sector que está para quedarse, que representa transformación y que está compuesto por cuatro grandes áreas donde están los festivales, los carnavales, la gastronomía, los museos, los centros arqueológicos, y es todo lo que podemos definir como patrimonio.

“El futuro es ya, no podemos demorar las decisiones que debemos tomar como país para impulsar estos sectores y convertirlos en protagonistas de nuestra realidad y de nuestro desarrollo. Entre otras cosas, porque muchas veces pasa lo de Forrest Gump: la vida es como una caja de chocolates y no sabemos con qué nos vamos a encontrar. Muchas veces por estar demorando decisiones, cogemos el chocolate y nos damos cuenta de que ya cuando lo cogimos, hay otro que lo está haciendo mejor, más rápido, y está ganándonos espacios en la economía digital con las expresiones culturales”, indica el mandatario que cumplió 100 días de Gobierno.

Este país –que se sigue sacudiendo de la violencia- le apunta desde Nariño hasta San Andrés y desde la Guajira hasta el Amazonas a combinar la creatividad naranja, el ímpetu naranja, con la tecnología, el conocimiento tradicional y la modernidad. Todo bajo el principio, que “el nuevo, entender que la ciencia también juega un papel importante, sin olvidar  de algo definitivo; el humanismo.

Lo que se ve en el horizonte, con esta política pública del presidente Iván Duque, es la creación de un “Pacto por Colombia”. Uno de sus pactos le apuntará a la cultura y la Economía Naranja. En ese contexto, no importará ni izquierdas ni derechas ni partidos. Todo por cuenta del poder de la cultura. Un poder transformador que comienza a germinar con la fuerza de un “tsunami”

Ese pacto por la cultura, que apoyamos como ciudadano y consultor político, con un trabajo profesional de internacionalización en el carnaval de Negros y Blancos Patrimonio de la Humanidad, el Festival de Tríos de Ipiales, es nuestra contribución a la Economía Naranja.

En resumen, si Colombia ha sido creativa en la historia. Ahora lo será más. La razón. Esta empresa tiene nombre  por el Estado. Y la encabeza el presidente Iván Duque. A propósito de este comentario usted que piensa E mail [email protected]

 

 

 

 

Compartir: