Estudio de Fasecolda revela que mujeres tienen más empleos formales que hace diez años

La Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda) reveló su más reciente estudio sobre el empleo formal en el mercado nacional. Una de las cifras más notables es el aumento de la participación de las mujeres en el empleo formal ha aumentado a nivel nacional.

El estudio, que se llevó a cabo con datos del Ministerio de Trabajo y de Fasecolda, indica que el crecimiento anual en el número de afiliadas fue de 10% entre 2009 y 2017, 4.5 puntos porcentuales más que la tasa de crecimiento de los hombres.

Bogotá y el Eje Cafetero son las zonas que registraron la mayor tasa de formalidad femenina en el 2017, con el 68,3% y el 48,8%respectivamente.

Otro dato revelado en el estudio fue que la tasa de formalidad en Colombia es del 42.7%, mientras que el DANE asegura que es del 40%. Estos cálculos se hicieron con base en las cifras de Riesgos Laborales.

La región Caribe es la que concentra la mayor cantidad de empleados formales en el país (20,4%), seguida por el Eje Cafetero (18,5%). Las regiones de menor participación son centro sur (6,0%) y Llanos (3,1%). Por su parte, Bogotá continúa liderando con una tasa de formalidad del 71%.

Fasecolda resaltó que en el 2017 el sector público contaba con alrededor de 1.86 millones de trabajadores. También que la tasa de formalidad de los trabajadores independientes aumentó entre 2009 (0.51%) y 2017 (3.83%).

Construcción e industria, los sectores destacados

Los sectores económicos con mayor número de empleados afiliados al Sistema General de Riesgos Laborales (SGRL) son los de servicios, comercio y servicios empresariales. En contraste, aquellos que menos empleados formales aportan son los de minas y canteras.

Las menores tasas de formalidad están en el sector agropecuario en todas las regiones, mientras que las mayores están en el sector financiero.Se destacan los resultados de los sectores de la construcción (59.2%) y de la industria (40.8%).

Seguridad laboral y tecnología

El documento también hace referencia a algunas de las tendencias globales que están transformando los mercados laborales como el envejecimiento de la población y el surgimiento de nuevas modalidades de vinculación.

Particularmente, advierte que la tendencia de llamada GIG complica el panorama para las economías en desarrollo, “pues la informalidad predominante se caracteriza por la ausencia de contratos en la relación entre trabajador y contratante”, señala.

Este es el caso de plataformas como Uber y Rappi, que, según Fasecolda, demuestran que aunque el modelo de vinculación laboral ya entró en la economía colombiana, todavía no son claros los beneficios en la formalización de los trabajadores.

Compartir: