Unas elecciones en EEUU a favor o en contra de Trump

Andrew Menck no se molestó en votar en las últimas siete elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos, pero el martes hizo pacientemente la cola en su distrito en Chicago para expresar su descontento con la presidencia de Donald Trump.

“No estoy de acuerdo con las acciones del presidente”, dice. Para este votante de 34 años, que afirma ser políticamente independiente, estos comicios son un referendo sobre Trump, a pesar de que el mandatario no está en la boleta.

“No sé si realmente se le está haciendo rendir cuentas. Los republicanos controlan la Cámara de Representantes y el Senado”, señala Menck, que espera ayudar a revertir la tendencia en el Congreso para crear un verdadero contrapoder.

Menck es uno de los millones de estadounidenses que votaban este martes en estos comicios legislativos y de cargos ejecutivos locales y estatales, primera prueba electoral del controvertido gobierno de Trump.

La alta participación por adelantado –al menos 38 millones votaron anticipadamente, un 40% más que en 2014, según expertos- hace pensar que el flujo de votantes no se verá disminuido por las fuertes lluvias en el este del país.

En la mesa electoral de Menck en el corazón de Chicago, un bastión demócrata que sirvió de trampolín para el expresidente Barack Obama, se formaron filas mucho antes de la apertura de las urnas a las 06H00 (11H00 GMT).

“El mensaje que voy a dar es que no apruebo cómo este presidente está liderando nuestro país”, afirma Rory Mabin, de 34 años, una demócrata que siempre vota en las elecciones intermedias. “No me gusta viajar al extranjero y avergonzarme al decir que soy estadounidense”.

James Gerlock, un republicano de 27 años, se dijo sin embargo contento con el crecimiento económico que propició Trump y quiere que siga: “Me encanta la desregulación”.

AFP
– “Yo voté” –

Jerry, un jubilado de 64 años que nunca había votado en elecciones intermedias, llegó antes del amanecer para evitar las multitudes.

“Los demócratas se han vuelto locos”, dice este republicano. “Escuché que querían otorgar el derecho de votar a los inmigrantes ilegales”, comenta sobre este rumor infundado.

En Downers Grove, en las afueras de Chicago, una mesa electoral reportó el doble de votantes que en las presidenciales. También en Maryland la participación ha sido “sorprendente” y podría superar la de las presidenciales, dijo un funcionario electoral del condado de Montgomery.

“La gente ha marchado, ha hecho otras cosas para hacerse oír, pero esta es la primera oportunidad que tiene de hacer que su voz sea su voto”, dice Diane Vogel en Arlington, Virginia. “Tengo esperanza de que sea la mayor participación en unas elecciones intermedias”.

Entre los numerosos votantes en el Museo de Brooklyn en Nueva York, el creativo publicitario Gilad Foss dejaba entrever una sensación de urgencia: “Siento que los valores democráticos del país están siendo atacados. Por eso es extremadamente importante votar”.

Al otro lado del río, en Manhattan, la estudiante de último año de secundaria Ayla Jeddy votó tras cumplir 18 años en septiembre, justo a tiempo para registrarse.

“Anoche busqué a todos los candidatos y voté por los que se oponían a las políticas más notorias (de Trump): sus políticas de inmigración (…) y su actitud hacia las mujeres en general”, asegura, mostrando con orgullo la pegatina de “Yo voté” en su chaqueta.

– “A mucha gente le gusta” –

También Brett, de 19 años, votaba por primera vez, pero en Miami. Sin saber siquiera el nombre del candidato a gobernador a quien había dado su apoyo, no ocultaba su entusiasmo por Trump.

“Realmente no conozco al gobernador, pero al presidente, honestamente, amo su personalidad, y amo la clase de persona que es”, dice. “Me encanta cómo es en general. Es un hombre de negocios. A mucha gente le gusta (…) Sinceramente, creo que le está yendo bien a este país, económica y políticamente”.

En Atlanta, Lia Koski tiene muy claro a quién le dio el voto en la carrera por la gobernación de Georgia: a Stacey Abrams, de 44 años, exlíder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes estatal, que puede hacer historia si le gana al republicano Brian Kemp.

“Tenía muchas ganas de votar por la primera gobernadora afroestadounidense”, dice Koski sobre Abrams, que cuenta con el apoyo de Oprah Winfrey y otras celebridades.

Otra carrera seguida con mucha atención es en Texas, donde al representante demócrata pro-inmigración Beto O’Rourke busca desbancar en el Senado al republicano Ted Cruz.

“Con todos los problemas que hay en el país y la energía negativa que viene de Washington y este presidente, es genial ver a alguien como Beto que tiene gran energía, gran entusiasmo, un gran mensaje positivo”, dice Carlos Gallinar en el corazón de El Paso.

AFP

Compartir: