El ‘guiño’ de Uribe a la castración química para violadores, que revive el debate

Los recientes ataques ocurridos contra menores en el país han abierto nuevamente el debate sobre la manera como deben ser sancionados estos agresores.

Propuestas como la cadena perpetua para violadores y asesinos de niños se han abierto paso nuevamente en escenarios como el Congreso de la República, al igual que la castración química, que ahora tiene el guiño del expresidente Álvaro Uribe.

El líder del Centro Democrático confesó que aunque siempre se ha opuesto a este tipo de iniciativas, ahora tendrá que apoyarlas.

“A mí me es muy difícil apoyar la cadena perpetua, pero en este caso voy a acompañar al presidente Iván Duque. Veo que hay proyectos de castración en el Congreso, en mi formación doctrinaria ni universitaria nunca pasó por mi mente ni lo uno ni lo otro, pero independientemente de que uno no lo quiera, el sufrimiento de las sociedades puede llevar a esas medidas extremas”, señaló Uribe.

El presidente del Senado, Ernesto Macías, fue más allá y puso sobre mesa la discusión de la pena de muerte.

“Todo lo que sea en castigo a quienes maltratan a los niños, los secuestran, los violan, los asesinan, yo pienso que es poco lo que hagan contra ellos. Yo incluso he dicho que sería bueno abrir la discusión sobre la pena capital”, manifestó.

Sin embargo, varios líderes políticos como la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, consideran inconvenientes las propuestas que atentan contra la dignidad de las personas.

“También debemos reconocer que hay temas que desde el punto de vista de los derechos humanos son muy sensibles y yo no me atrevería a decir que la castración química sea la manera de corregir, yo creo que debe haber un castigo contundente que debe ser la prisión perpetua, sin necesidad de afectar la humanidad”, dijo.

El representante Álvaro Hernán Prada presentó nuevamente en el Congreso un proyecto de ley encaminado a que se fije, de manera obligatoria, la castración química para violadores ni niños, niñas y adolescentes.

Se trata de un procedimiento encaminado a la aplicación de inhibidores de deseo sexual mediante productos químicos, con el objetivo de disminuir los niveles de testosterona (hormona del deseo sexual) en el cuerpo humano.

Compartir:

Comments are closed.