Construyendo País

El ojo del Halcón

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

Hacía mucho tiempo que no me dedicaba a ver uno de los consejos comunales, como los que adelantaba el expresidente Uribe y el expresidente Hugo Chávez y que a pesar de haberle cambiado el nombre, sigue con el mismo formato, aunque se llame “Talleres Construyendo País”, ahora de la mano del presidente Duque.

Además de la lambonería del Gobernador, del Alcalde, del Líder Comunal, etc, etc, se tratan temas importantes y se hacen compromisos que a la hora de la verdad esperamos que se cumplan por parte del Gobierno Central, que dedica un sábado a una región para escucharle sus quejas, aunque las maquillan, “no es que esté pidiendo nada, pero señor Presidente necesitamos la escuela, el centro de salud, el aeropuerto, etc, etc, que nos ofrecieron hacer y no lo han hecho”, a lo que replica el presidente Duque: “recuerden que apenas llevamos un mes de gobierno y los incumplimientos de los que me habla son del gobierno anterior”, el personaje se disculpa y sigue diciendo qué necesita su región y es cuando nos damos cuenta que muchos sectores del país están olvidados por parte del Gobierno Central y que el centralismo es el que manda en un país como el nuestro.

Me llamó también la atención, que esto se convierte en una rendición de cuentas de los congresistas a las gentes del sector, para demostrarles que no han perdido el tiempo en haberle elegido.

Otra de las cosas que me llamó la atención es que se repite la historia de la elección de Álvaro Uribe a la Presidencia de la República, pues en mas de una oportunidad se le dijo en Filandia, municipio del Quindío al presidente Duque que él era el salvador y que debía de sacarlos adelante.

Gran compromiso para el mandatario, que quiere demostrar que la administración anterior fue un fracaso del cabo a rabo en cada uno de los sectores de la administración y volvimos a ver a Álvaro Uribe en la persona de Duque, cuando anunciaba que a un buscado delincuente lo habían herido los soldados de la Patria y reafirmar una vez mas su caballito de batalla en cuanto a la dosis mínima de droga en lo que se nota que se ha comprometido con el Gobierno de los Estados Unidos a erradicar ese flagelo que está acabando con Colombia y con muchas vidas en el exterior.

Sobre este tema, recibieron los presentes con gran satisfacción las medidas anunciadas por el mandatario, quien daba respuesta al panorama que se le había presentado por parte del Gobernador del Quindío y del Alcalde de Filandia, quienes le contaron como los barrios y los pueblos se habían convertido en nido de narcotráfico y donde la migración, principalmente de jóvenes es el verdadero dolor de cabeza.

No debemos de olvidar que esta zona del Quindío ha sido azotada, no solo por el narcotráfico sino por el turismo sexual que está acabando con la juventud, en especial con las jóvenes.

El Gobierno se comprometió a políticas concretas para erradicar este mal y responder a muchos jóvenes que de manera emprendedora han trabajado sin contar muchas veces con recursos para hacer inventos, que sirven para ayudar en la agricultura y al mismo tiempo motivar a sus compañeros para que no dejen el campo y le sirvan a su región.

Fue emocionante cuando varios estudiantes le presentaron al Jefe de los Colombianos un trabajo por medio del cual pueden ayudar a mitigar el problema climático en la región y de esta manera que no se pierdan los cultivos, ayudándole de esta manera a los campesinos, que en gran parte han sido afectados, por no contar con dinero y porque la llegada del turismo ha hecho que la agricultura comience a ser una de las olvidadas y marginadas por todos. El presidente Duque le pidió a los Ministros de Agricultura, de las TIC y a la Coordinadora de Regiones que se pusieran al frente para apoyar a estos jóvenes en esta iniciativa y concluyó al entregarles una moneda, pero no cualquier moneda, sino la moneda que va a entregar a quienes presenten programas para sacar adelante al país en cualquiera de los campos que sea.

Analizando lo que mas preocupa a las gentes de la región se puede marcar en tres puntos: falta de trabajo, fallas en el servicio de salud y vías terciarias, pues una cosa que no sabía es que, a pesar de contarse con la Autopista del Café, Armenia está totalmente aislada y no lo entendí porque hablaban de kilómetros mas y kilómetros menos, además de la falta de terminar un kilómetro para llegar al Parque del Café, centro de gran atracción turística del país.

Se quejaron por los problemas que tienen con el aeropuerto del Edén, en donde, por el monopolio de una empresa aeroportuaria se han visto en grandes problemas porque no cuentan con los vuelos suficientes para responder a la demanda turística, en especial en el campo internacional.

Muchas cosas se quisieron decir, pero el gallo no dejaba y a pesar de pedir otros minutos, el tiempo cada vez era más corto.

Me pareció importante el ejercicio, es esperanzador, pero también peligroso en el caso de prometerles y no cumplirles, en especial cuando los gobernantes hablan, hablo de los locales, que los grandes problemas que tienen se derivan de los escasos presupuestos y de la ayuda del Gobierno Central.

No me gustó eso de “Señor Presidente, usted es nuestra salvación”, porque recordemos que por lo general los redentores mueren crucificados y esto no lo deseamos al presidente Duque, al que se le nota que tiene gran interés de ayudar y solucionar los problemas del país.

No había querido tocar temas del Gobierno, porque considero que va muy poco tiempo y que estamos en plena luna de miel, cuando las cosas se ven color de rosa, pero al momento de poner de verdad los pies en la tierra, las cosas pueden cambiar.

Hay esperanzas por parte de la población, hay inseguridad política y lo  que mas temen los colombianos es lo relacionado con el orden público y la parte económica, ahora que se debe dividir los cuatro pesos existentes con los migrantes venezolanos.

Quede perplejo con el escándalo de las chuzadas, no entiendo que le pasó a uno de los mejores policías del país, como es el general Guatibonza, pero lo que no me gusta es el chisme que va y viene y las “víctimas” que aparecen, mientras que en muchos sectores no hay confianza en las declaraciones del Fiscal General de la Nación, a quien conozco desde hace muchos años y he considerado una persona honesta, quien aprendió mucho, espero, de su padre, un hombre a quien le aprendí mucho en mis comienzos de mi carrera periodística.

La reforma a la justicia hay que hacerla, pero tener mucho cuidado en las determinaciones que se tomen y que no sea simplemente para favorecer a un sector de la sociedad y que siga aquello que se ha escuchado siempre “la Justicia solo es para los de ruana”.

[email protected]

Compartir: