“Me retuvieron en un falso retén de la Policía”: Fito Acosta sobre su secuestro

En sus primeras declaraciones a la prensa desde su casa, agradeció a las autoridades nacionales y locales y confesó que al parecer lo tenían en cercanías de La Pradera y que quienes lo tenían secuestrado le entregaron 20.000 pesos para la carrera de taxi.
El empresario barranquillero Rodolfo Fito Acosta, secuestrado la mañana de este viernes, reveló este sábado tras ser liberado que él y su esposa Katya Barros fueron retenidos en un falso retén de la Policía en el norte de Barranquilla.

En diálogo con periodistas, narró que fue interceptado por falsos uniformados en motos y prendas activas de la institución. “Tenían un vehículo estacionado pero luego entendí que era del grupo de secuestradores. Esto no es culpa de la Policía de que haya un retén ilegal, pero uno de los presuntos policías es el que me empuja y me pone las esposas y se pone muy nervioso. Nos abordan tres tipos, uno conduce mi camioneta y los otros dos atrás. Luego me encapucharon. Eran tres o cuatro personas más. Todos estaban armados. Eran policías con mofos de la Policía”.

También sostuvo que la presión de las autoridades durante las 29 horas de su plagio fue clave para que los delincuentes lo liberaran.

En sus primeras declaraciones a la prensa, se declaró feliz de retornar a su vivienda tras permanecer en poder de un grupo delincuencial “bien organizado”, tal como lo aseguró.

Sobre la liberación de su esposa, quien fue encontrada –según las autoridades– a eso de las 6:30 de la tarde en la calle 65 con carrera 28, detalló que siempre estuvo al lado de ella hasta que los secuestradores decidieron liberarla.

“Estuve siempre al lado de ella, nos dejaron todo el día para que habláramos. A ella la iban a liberar a las 6 de la tarde, que estuviera la situación un poco más calmada porque estaba la Policía rebotada por toda Barranquilla, haciendo averiguaciones e investigaciones”, indicó.

El empresario añadió que a Barros la dejaron libre entre las 5 y 6 de la tarde y que él les pidió a los secuestradores que le mostraran pruebas de que su esposa había llegado a casa.

“Ellos me dijeron que la prueba la iba a ver por televisión y así fue”, apuntó.

Acosta, con gorra del Gaula y rodeado del comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, de familiares y amigos, agradeció a las autoridades por las labores de inteligencia que permitieron que retornara sano y salvo a su casa, ubicada en el norte de Barranquilla.

“Muchas gracias al Gobierno Nacional, a la Policia, al Gaula, al alcalde Alejandro Char y a su esposa Katia Nule, a mi general, al Gobierno de Colombia, a mi esposa y a mis hijos”, expresó.

“Fueron momentos dificiles, pero siempre llevando la calma”, exclamó.

En tono jocoso, Acosta dijo sobre sus captores: “Creo que me botaron por insoportable”.

Reveló además que nunca salió de Barranquilla porque cree que lo mantuvieron en cercanías de La Pradera y que quienes lo tenían secuestrado le entregaron 20.000 pesos para la carrera de taxi.

“Todo salió favorable”, añadió, al revelar que sí hubo exigencia millonaria.

Compartir:

Comments are closed.