Caen siete personas que construían semisumergibles para enviar coca a carteles mexicanos

La Policía Nacional a través de la Dirección Antinarcóticos y en trabajo articulado con la Fiscalía General de la Nación y la Agencia Antidrogas (DEA), efectuó durante tres años un trabajo investigativo que permitió la ubicación y captura de siete integrantes de una red transnacional de narcotráfico, que enviaba cocaína hacía Centroamérica, México y Estados Unidos, desde el Pacífico colombiano y La Guajira, y hacia Europa y África, desde Brasil y Surinam.

El contundente resultado de la ‘Operación Medusa’, que se dio en desarrollo del plan de choque 100 días, ‘El que la hace la paga’, Seguridad con legalidad, fue posible gracias a las labores de investigación criminal en contra de la red narcotraficante, liderada por un hombre conocido como ‘Gordo Balín’, quien era considerado como emisario de los carteles mexicanos y organizaciones dedicadas al narcotráfico en Colombia y que, además, era el presunto coordinador del envío de grandes cargamentos de cocaína desde el Pacífico.

Este hombre, según las informaciones recopiladas, se reunía de manera esporádica con supuestos integrantes del cartel de Sinaloa cerca del municipio de Tumaco (Nariño), con el fin de planear y ejecutar la salida de la droga a través de lanchas ‘Go-fast’ o semisumergibles, construidos por la red narcotraficante de manera artesanal.

Además de ‘Gordo Balín’, la Policía Nacional capturó a uno de sus socios, conocido como ‘Jorge’, señalado de ubicarse a menudo en la línea de buques de Barranquilla, Cartagena y Puerto Bolívar, en La Guajira, con el objetivo de contaminar las navieras con cocaína para su posterior envío a hacía Centroamérica, Estados Unidos y Europa, a través del mar Caribe.

Los demás capturados, en el marco de las operaciones adelantadas en Buenaventura, Cali, Yumbo, Chachagüí, Santa Marta y Bogotá, son:

‘Adrián’, ‘Héctor’ y ‘Luis’: señalados socios de ‘Gordo Balín’ y presuntos responsables de construir los semisumergibles con motores importados de Italia, con capacidad de inmersión controlada, velocidad promedio de 8 nudos, con espacio para transportar de 4 a 7 toneladas de cocaína y que tienen un costo aproximado de fabricación de 2,5 millones de dólares.

‘Yesid’ y ‘Santiago’: estos hombres, según las investigaciones, se encargaban de coordinar con los capitanes de las modernas embarcaciones las rutas a través del Pacífico colombiano y el mar Caribe. De igual manera, entregaban las coordenadas de los centros de acopio del alcaloide, ocultos en excavaciones de un metro de profundidad en la vasta zona selvática de Nariño y los manglares de exóticas islas de la región Caribe.

 

Compartir:

Comments are closed.