Nuevo paso para la comercialización de marihuana y coca terapéutica

El decreto 1156 del Instituto de Vigilancia y Control a Medicamentos y Alimentos del 06 de julio de 2018 entrega unas herramientas para ampliar la cantidad de plantas, aceites y otros productos naturales que son permitidos en el país como base de productos fitoterapéuticos.

Vea también: Aprueban ocho licencias para el cultivo de marihuana medicinal en la costa

Según la resolución, las actividades terapéuticas son aquellas que “están encaminadas a la prevención, diagnóstico y tratamiento satisfactorio de enfermedades físicas y mentales, para el alivio de síntomas de enfermedades y la modificación o regulación beneficiosas del estado físico y mental del organismo”, pero la resolución también habilita la posibilidad de producir este tipo de productos a partir de plantas que tengan actividad estupefaciente.

El director del Invima, Javier Guzmán, explicó el decreto en detalle: “Este es un decreto que remplaza una reglamentación del 2004 y lo que hace son dos cosas. Simplificamos unos trámites que tienen los laboratorios fabricantes interesados y por otro lado permitimos que se utilicen más plantas como materia prima para la elaboración de estos productos fitoterapéuticos”.

Guzmán dijo que antes había unas 120 plantas permitidas, ahora serán cerca de 250 entre las que se incluyen las que tienen estupefacientes. Antes el Invima tenía un procedimiento de verificación planta a planta para determinar cuáles podrían tener buenos resultados en la salud de los pacientes. Ahora, utilizan monografías internacionales, lo que permitió la ampliación.

“Al ampliar el listado de las plantas estamos aceptando evidencia que ya ha sido concertada de la Organización Mundial de la Salud. Y levantamos una restricción que teníamos de poder hacer productos fitoterapéuticos de plantas con actividad de estupefaciente. Ahí podemos obtener productos derivados del cannabis. Lo que estamos haciendo es ampliando la posibilidad de tener productos, pero siempre con la garantía de seguridad y calidad”, agregó.

Y es que en el país ya hay 50 empresas que tienen la licencia de fabricación de derivados del cannabis.

Con esta regulación todas estas podrían optar por producir productos fitoterapéuticos. Pero no se trata solo de marihuana, sino de cualquier planta medicinal que tenga actividad de estupefaciente. La coca es otro ejemplo.

Además, la nueva normatividad también agiliza los procedimientos para exportar estos productos. Guzmán puntualizó que se espera que el próximo año estos insumos ya estén en el mercado.

Compartir: