Acuerdo sobre migrantes en Alemania genera críticas en Europa

El acuerdo de la canciller Angela Merkel para salvar su gobierno, que prevé la expulsión de migrantes que lleguen a Alemania, provocó este martes críticas y cuestionamientos en Austria e Italia, donde podría tener un efecto dominó.

Ante la presión del ala más derechista de su coalición gubernamental que amenazaba con cerrarle la puerta, Angela Merkel aceptó de hecho acabar definitivamente con su generosa política migratoria iniciada en 2015, cuando su país recibió 1,2 millones de solicitantes de asilo.

El acuerdo in extremis alcanzado el lunes en la noche entre su partido de centro derecha (CDU) y el muy conservador partido bávaro CSU, prevé la instalación de “centros de tránsito” en la frontera entre Alemania y Austria para colocar a aquellos solicitantes de asilo que ya fueron registrados en otro país de Europa.

Viena acusó el martes a Berlín de no haberlos tomado en cuenta. “En ningún momento fuimos consultados”, se quejó en Luxemburgo el jefe de la diplomacia austriaca, Karin Kneissl, según declaraciones citadas por la prensa de su país.

Si el gobierno alemán valida el compromiso alcanzado el lunes por la noche “estaremos obligados a tomar medidas para evitar desventajas para Austria y su población”, explicó el gobierno austriaco en un comunicado. Dice estar “dispuesto a tomar medidas para proteger sus fronteras en el sur especialmente”, con Italia y Eslovenia.

– Efecto dominó –

El acuerdo concierne en promedio a una cuarta parte de los solicitantes de asilo, que pueden ser expulsados en el marco de acuerdos bilaterales. Durante los primeros cinco meses de 2018 su número aumentó a unos 18.000, sobre un total de casi 69.000 solicitantes de asilo que llegó al país, según las estadísticas oficiales.

La medida también contempla, que serán devueltos al país de la Unión Europea (UE) por el que ingresaron, en el marco de acuerdos bilaterales, y en los casos que no hayan acuerdos posibles será expulsados a Austria que es por donde suelen llegar a Alemania.

Con el fin de intentar acercar posiciones con Viena, el ministro del Interior alemán, el conservador Horst Seehofer, anunció el martes que visitará “lo antes posible” al canciller austriaco Sebastian Kurz.

Italia, principal país de ingreso de los migrantes a Europa a través del mar Mediterráneo, tampoco quiere quedarse de brazos cruzados. “Si Austria quiere fijar controles, tiene todo el derecho. Nosotros haremos lo mismo”, advirtió el martes el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini.

El riesgo de que se produzca un efecto dominó en Europa emerge en el peor momento para Austria, que acaba de asumir la presidencia temporal de la Unión Europea por seis meses.

Las concesiones hechas por Angela Merkel, bajo presión de la derecha dura de su gobierno, amenazan los grandes principios del pacto alcanzado en la más reciente cumbre de la UE sobre los migrantes, donde los dirigentes se prometieron privilegiar soluciones europeas frente a las tentaciones de los Estados y ayudar a Italia en ese tema.

– Turbulencia en Alemania –

Pero en Alemania, Merkel todavía no ha salido de su crisis gubernamental.

Si bien la canciller logró apaciguar a su ministro del Interior, Horst Seehofer, tendrá que convencer a sus otros socios de la alianza, esta vez la bancada de centro izquierda, para que apruebe el acuerdo.

Hasta ahora el Partido Social Demócrata (SPD) se ha reservado su respuesta, pidiendo tiempo para considerarla. Si rechaza el acuerdo, la crisis del gobierno se reanudará y agudizará.

Este martes está prevista una reunión a las 16H00 GMT entre los tres socios de la coalición en el poder, CDU de Angela Merkel, CSU del ministro del Interior, y SPD.

Uno de los especialistas socialdemócratas para los asuntos migratorios, Aziz Bozkurt, criticó el acuerdo que desde su punto de vista “va totalmente en el sentido de la extrema derecha”, dijo.

Los ecologistas y la izquierda radical en Alemania compararon la idea de los “centros de tránsito” con “campos de internamiento masivo”, en alusión al pasado nazi de Alemania, y pidieron a los socialdemócratas que los rechacen.

Los socialdemócratas, además, hace tres años que rechazaron categóricamente este tipo de centros, que se debatieron en ese momento en Europa ante la gran afluencia de solicitantes de asilo.

Angela Merkel sigue bajo presión. Aún cuando evitó en lo inmediato la caída de su gobierno, sale de esta crisis políticamente más debilitada por los ataques que hizo durante este periodo Seehofer.

Es difícil imaginar que de ahora en adelante Merkel pueda tener una relación tranquila con su ministro del Interior y su partido conservador bávaro, que durante semanas pusieron en duda y abiertamente la autoridad de la canciller.

“Probablemente nunca estuvo tan envenenado el clima en una coalición gubernamental como en éste”, reseñó el martes el diario Bild.

AFP

Compartir: