Duque o Petro, Colombia decide

El Ojo del Halkón

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

 

BOGOTA, 11 de junio RAM_ En la recta final de la segunda vuelta presidencial hay escaramuzas, nervios, verdades y mentiras, cuando nadie sabe en definitiva quien puede ser el nuevo presidente de los colombianos.

Se dan triunfadores de ambos lados, tanto de las filas de Iván Duque, como de Gustavo Petro y la guerra de titulares en los diferentes medios de comunicación lo demuestran todo. El pasado 27 de mayo, cuando se llevó a cabo de la primera vuelta, se dijo al final de la misma que este 17 de junio se enfrentarían la derecha y la izquierda por la primera magistratura y no estoy tan seguro que sean la derecha y la izquierda, porque hay un revuelto de partidos apoyando al uno y al otro que a la hora de la verdad no se sabe dónde está cada quién.

Mientras que me comía una mazamorra paisa en Fogón de Palo, entre Manizales y Neira, me hicieron la pregunta del millón, quien va a ganar las elecciones presidenciales y parece que hasta allí no le llegó señal a mi bola de cristal, porque quizá estaba mas perdido que el hijo de Lindbergh y las mismas personas que me preguntaban.

Hay incertidumbre porque cuando se habla de cual puede ser el que lleva la mayor ventaja, aparecen seguidores del otro y lo malo del cuento, de verdad verdad es esa guerra sucia de noticias falsas, principalmente en las redes sociales y es que la gente le “cree” a lo que se diga a las redes sociales o le teme a las mismas. Precisamente a mi regreso en el aeropuerto, uno de los políticos me comentaba que esas redes sociales eran un verdadero peligro para confundir a los electores.

Una vez escuché decir a mi abuelo que entre las cosas graves y difíciles era predecir el futuro, porque los grandes creyentes consideran que el tiempo y principalmente el futuro es de ese ser supremo en quien creen, que para ellos es eterno y el que sabe lo pasado, lo presente y lo por venir.

Soltaron algunas preguntas como si Iván Duque era malo o era bueno, si iba a gobernar independientemente o con Uribe a sus espaldas; si iba a respetar los acuerdos de paz o si por lo contrario la guerra volvería a los campos y pueblos; aunque Uribe le agradecen la seguridad democrática que fue una de las causas para que se abrieran las carreteras y los caminos para volver al campo y hubiera un poco de tranquilidad antes de las firmas del proceso de paz.

Muchos creen que Iván Duque es un inexperto, un niño bonito que va a estar esperando las órdenes del expresidente Uribe; pero para otros es la gran salvación y es la traba perfecta para evitar que el Castro-Chavismo llegue al país y como decía anteriormente a ninguno de los dos candidatos los siguen partidos específicos, sino gente de diferentes corrientes que esperan que las cosas mejoren y continúen mejor para el país.

A Petro lo califican de ser uno de los mejores congresistas de los últimos años; pero por lo que han leído, hablo de los que están en provincia, saben que fue un pésimo alcalde para Bogotá “pues eso dicen los medios de comunicación” aunque no están seguros y otros se santiguan a la usanza católica con una cruz tan grande que ni ellos mismos pueden llevar cuando creen que Petro es la salvación, que es la oportunidad perfecta para taparle el camino a la perpetuidad política del ex presidente Álvaro Uribe a quien califican como un personaje nefasto al cual le atribuyen una serie de situaciones que ni ellos mismos creen.

Hablaba antes de lo que opinaba mi abuelo para simplemente leerle entre líneas que es muy difícil hablar de un buen o mal gobierno por parte de Duque y de Petro, porque nadie sabe como se pueden perfilar las cosas en el momento de poner en práctica los programas de gobierno que han anunciado durante la campaña, tanto en primera como en segunda vuelta; aunque parece que a los colombianos eso de programas les interesa muy poco; porque si fuera por programas bien planteados y presentados hubiera ganado German Vargas Lleras.

Se puede ver a unos colombianos muy emocionales e impredecibles, porque lo que sucedió con Sergio Fajardo no tiene nombre, como dijera mi amigo Fredy Domínguez Mercado en una de sus narraciones hípicas, los favoritos se rezagaron y de la mitad del grupo saltó la liebre y perdió por solo una cabeza.

El ganador de la segunda vuelta de verdad puede ser el que capitalizó en estos días los votos de Sergio Fajardo, que no se puede saber donde están y que solo en el momento de la votación pueden salir a la luz pública.

Decía el expresidente Uribe que estaban trabajando duro para que ganara Duque y casi que anunciaban triunfo; pero eso mismo dicen los petristas y mas ahora con la llegada de las madres de Soacha y Clara Rojas.

No se sabe como calificar lo que está sucediendo en el país porque las coaliciones fueron necesarias y se recibieron propuestas y aceptaron acuerdos programáticos con tal de conseguir los votos después de lo sucedido el 27 de mayo.

Las alianzas se cocinaron pocos días después de la primera vuelta; los partidos y líderes políticos sostuvieron intensas reuniones y fue cuando se acordaron los respaldos a uno o a otro candidato.

Iván Duque se quedó con el apoyo de conservadores y liberales, lo mismo que de Cambio Radical que dijo Si en su mayoría, pues desde un comienzo se había hablado que Germán Vargas Lleras no ocultaba su preferencia por la aspiración de Iván Duque y fue así que los documentos programáticos presentados por el ex vicepresidente fueron enviados al uribismo para que se tengan en cuenta, porque consideran que entre Duque y Vargas Lleras hay muchas coincidencias en temas económicos, políticos y de seguridad, y es posible que de Duque llegar a la primera magistratura los fusione con lo que ha presentado.

Uno de los puntos neurálgicos en estas alianzas con el candidato del Centro Democrático en donde se nota que no hay mucha compatibilidad es en el apoyo de la mayoría de los partidos de manera total al proceso de paz, teniendo en cuenta que Duque propone varias modificaciones a la JEP, al tratamiento del narcotráfico y otros aspectos al acuerdo hecho con las FARC, pero se ha comprometido a discutir estos temas en el seno del Congreso de la República.

Por su parte el partido de la U dejó en libertad a sus miembros para votar por quien ellos consideraran que era el mejor y principalmente en las regiones se dijo que ese respaldo total será para Iván Duque.

El partido MIRA fue uno de los primeros a adherir a la campaña de Duque y esta decisión la motivó fue el respeto a la libertad de cultos y los derechos cristianos defendidos por el uribismo.

Vale la pena destacar que Duque cuenta con el respaldo de los expresidentes Álvaro Uribe, su jefe político, Cesar Gaviria y Andrés Pastrana.

Petro por su parte logró concretar un amplio respaldo del sector de la izquierda y de independientes; pues fue así que el Polo Democrático decidió apoyarlo después de fuertes deliberaciones internas aunque el hombre fuerte de esa colectividad, Jorge Robledo se marginara y anunciara su voto en blanco.

La Alianza Verde dejó en libertad para respaldar a Gustavo Petro o marcar la casilla en blanco, pero no permitió que de ninguna forma se apoye a Iván Duque aunque no faltaron los rebeldes y un pequeño grupo de concejales y congresistas anunciaron el respaldo al candidato del Centro Democrático. La mayoría de los verdes decidieron quedarse al lado de Petro, toda vez que su fórmula vicepresidencial, la exrepresentante Angela María Robledo perteneció a ese partido antes de llegar a la campaña. El pasado fin de semana Petro recibió el apoyo de Antanas Mockus y Claudia López, pues Petro firmó en mármol 12 compromisos con los Verdes en caso de ser presidente de la república.

Donde Petro también han llegado algunos disidentes liberales que defienden las tesis de izquierda y se oponen a la determinación mayoritaria del partido de apoyar a Iván Duque. Lo anterior hizo que Petro presentara algunos cambios en su discurso programático, pues tuvo que dejar de lado la idea de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente y tuvo que comprometerse en el respeto a la propiedad privada.

Vale la pena destacar que Petro cuenta con los integrantes de la denominada lista de la decencia, liderados por Gustavo Bolívar y María José Pinzón y que lo han seguido desde la primera vuelta y en las últimas horas de cierres de campaña llegaron las madres de Soacha y Clara Rojas.

Como decía en apartes de esta columna, los mas de cuatro millones de votos obtenidos por Sergio Fajardo el pasado 27 de marzo serán un verdadero fortín electoral para Duque y Petro este 17 de junio.

[email protected]

Compartir:

Comments are closed.