Colombia merece un liderazgo de consensos

Por: Carlos Alberto Baena López

@Baena

Bogotá, 05 de junio_ RAM_ La segunda vuelta de la elección presidencial del 17 de junio próximo, es una oportunidad para reafirmar los propósitos, evaluar el contexto, pensar a mediano y largo plazo y elegir lo mejor. Creemos con firmeza que desde la Presidencia de la República es posible orientar acciones concretas para el país, y procurar que estas se traduzcan con prontitud en generación de empleo en términos de calidad y cantidad, más oportunidades, emprendimiento, desarrollo y productividad. Dicho en otros términos: En bienestar sólido para todo el territorio nacional.

El objetivo consiste en fortalecer aquella Colombia mejor que todos queremos, que aprecia el esfuerzo, la dedicación, los méritos; que da el lugar que corresponde a la notable satisfacción que llega como premio al deber cumplido; que construye los cimientos para el desarrollo de las aspiraciones individuales y colectivas en los más variados aspectos como educación, bienestar, o seguridad social; que promueve la legalidad, el emprendimiento; que anhela un gobierno responsable que no perjudique con sus decisiones la estabilidad, el crecimiento, ni el costo de vida con el que se sustenta cada hogar.

Sin embargo, estos buenos planteamientos requieren que exista a su alrededor un liderazgo apropiado para que los impulse y los conduzca a feliz término, de tal forma que toda la población resulte beneficiada, y no solo alguna porción de ella. Por tal motivo, afirmamos que la estabilidad y el futuro del país requieren, desde la Presidencia y la Vicepresidencia de la República, un liderazgo de consensos, que integre las aspiraciones de todos; que sea capaz de conciliar en un proyecto de Estado el querer de los colombianos; que interprete el sentir de la sociedad y actúe a su favor; un liderazgo que, incluso desde su lenguaje y buenas maneras, invite a la reconciliación y a la convivencia con respeto, para recorrer el camino.

Desde los más altos cargos debe existir una invitación constante y evidente hacia el entendimiento mutuo, el buen juicio, la ecuanimidad y las acciones constructivas, que ayuden al país en ese recorrido.

Con la seguridad del buen trabajo en la primera vuelta y el agradecimiento a todos por su apoyo y esfuerzo, queda un peldaño por ascender: Tarea que asumimos con entereza, dinamismo y renovación, trabajando con fortaleza por Iván Duque, la opción que unirá a todos los colombianos.

 

Compartir: