Con dos cartas, Unesco pide al Gobierno aceptar ayuda para Galeón San José

Con dos comunicaciones, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) pidió al Gobierno colombiano aceptar ayuda para el rescate del Galeón San José.
La primera fue una comunicación enviada en diciembre de 2015, al presidente Santos, poco tiempo después del hallazgo. La misiva la realizó la directora general de la Unesco, Irina Bokova, que le pidió al mandatario la suscripción de Colombia a la Convención de 2001 sobre patrimonio sumergido, que establece que no se le puede dar tratamiento comercial a estos hallazgos en beneficio del patrimonio de la humanidad. 
Quisiéramos impulsar a su Gobierno a considerar ratificar la convención del 2001 de la Unesco sobre la protección del patrimonio sumergido. Hasta ahora 18 estados latinoamericanos y del Caribe han firmado este instrumento que asegura que este tipo de descubrimientos sea sujeto de intervenciones arqueológicas y de interés de la humanidad y no como de caza tesoros o para el interés comercial en un corto tiempo de unos cuantos individuos”, rezó la misiva.

 

 

Según la cartera de Cultura, la comunicación no fue contestada porque se trataba de una opinión que no requería retroalimentación.
El proceso avanzó a partir de una alianza público privada que prevé ganancias en algunas piezas recuperadas para la empresa que realice el rescate. Hasta el 50% de lo que no sea considerado patrimonio cultural, como lo establece la ley 1675 de 2013. 
El Ministerio ha insistido en que las condiciones establecidas por el Gobierno para el contrato de rescate y tratamiento de las piezas creó unas utilidades muy por debajo del 50% para la compañía que sea elegida.
El originador hasta ahora es la empresa  británica Maritime Archaeology Consultants. Además, la cartera señala que la Unesco no es la vía para realizar el rescate porque Colombia no firmó la convención.
El acuerdo con la empresa que gane la APP va mucho más allá de lo que exige la organización internacional. Especialmente en lo que tiene que ver con la difusión de las piezas, y la creación de un museo y un laboratorio científico.
La segunda comunicación fue enviada el pasado 29 de marzo de parte del delegado permanente de la Unesco para Colombia, Mechtild Roschler, a la ministra de Cultura Mariana Garcés, insistiendo en la necesidad de la asesoría de expertos de la Unesco para el proceso de rescate, e inclusive, colaboración para encontrar un barco para el rescate y maquinaria para la investigación.

 

Compartir: