HidroItuango al borde de la emergencia social y ambiental

Tres deslizamientos en los últimos diez días han puesto a las comunidades aledañas y a Empresas Públicas de Medellín en alerta. Grupo de expertos evalúa el impacto de la afectación del túnel de desviación del río Cauca para decidir si deben sacar el agua por la casa de máquinas, en Briceño. En medio de la contingencia, se realiza una audiencia de la CIDH que tocará la polémica alrededor del proyecto.

Cortesía Movimiento Ríos Vivos

Los vecinos del proyecto hidroeléctrico Hidroituango, en Antioquia, despertaron la madrugada del 7 de mayo con el ruido de un nuevo derrumbe que bloqueó el paso del agua en uno de los túneles de desviación del río Cauca. El tercero en menos de diez días.

El derrumbe del miércoles bloqueó totalmente el paso del agua, haciendo que el caudal del río disminuya considerablemente aguas abajo, mientras que, aguas arriba, se produzca un embalsamiento de la presa.

Empresas Públicas de Medellín anunció que uno de los tres túneles que estaban en intervención fueron destaponados y parcialmente estaría resuelto el problema de embalsamiento del caudal.

Días antes, las comundiades aledañas al proyecto ya habían advertido sobre el riesgo de un deslizamiento y de un tamponamiento. La emergencia comenzó la noche del pasado sábado 28 de abril cuando las caudalosas aguas del río, cargadas de piedras, troncos y desechos, taponaron uno de los túneles de la futura represa. Horas más tarde la fuerza del río logró destrabar el tapón, remover los obstáculos y continuó su cauce normal.

En la tarde del lunes 30 de abril, dos días después del primer incidente, una nueva obstrucción en la entrada del mismo túnel, esta vez de proporciones mucho más grandes, alarmó de nuevo a la comunidad.

De acuerdo con Blu Radio, fue citada una junta extraordinaria de EPM por la situación de Hidroituango para la tarde de este miércoles, dado que hay dificultades para contener la presión del agua. Lea también: Vuelve a taponarse túnel de Hidroituango. Comunidades vecinas en alerta

Según expertos consultados por El Espectador, el nivel de agua estancada en la hidroeléctrica está en su máximo nivel debido al crecimiento del río Cauca y a un deslizamiento de tierra en uno de los túneles de Hidroituango.

También anunció medidas para proteger a los habitantes de la zona, sobre todo a quienes viven cerca del río Cauca. Sin embargo, las medidas de seguridad sugeridas para las personas que viven en las riberas del río Cauca en Puerto Valdivia, Briceño, Ituango, Tarazá, Cáceres, Caucasia y Nechí son precisas. Les han pedido no acercarse a las orillas o sumergirse en el cauce y mantenerse informados de lo que está pasando a través de emisoras locales y mensajes emitidos ya sea por la Alcaldía, la Cruz Roja, los bomberos, la misma empresa o el Departamento Administrativo De Prevención De Desastres (Dapard).

Sin embargo, como contó El Espectador, el miedo de los habitantes de los municipios de Ituango, Briceño, Puerto Valdivia, Cáceres, Tarazá y Caucasia, en el noroccidente antioqueño, es que nuevamente haya un deslizamiento y el represamiento de agua, piedras, lodazal y materia vegetal ocasione una avalancha en los municipios que se encuentran debajo de la obra y que están contiguos al río. Se estima que la presión del caudal pueda salir de 2.000 a 4.000 metros cúbicos cuando lo normal es de 400.

De acuerdo con La FM, el daño en el túnel de Hidroituango que ha puesto en riesgo el cronograma de inicio de las obras y de las operaciones de esta obligó a los técnicos de EMP, los contratistas y un grupo de expertos que están evaluando el impacto de la afectación del túnel de desviación del río Cauca a que tengan que decidir desviar el agua por la llamada casa de máquinas, en el municipio de Briceño.

Al respecto, la medida lleva a que se tengan que volver a empezar las obras de la casa de máquinas que trae graves implicaciones en el cronograma de terminación de Hidroituango que se tenía previsto arrancara en diciembre de 2018. A propósito de esta determinación, por lo menos, llevará a que se tarden entre nueve y doce meses en la ejecución de rehacer los túneles.

En términos económicos, habrá un sobrecosto. Para la obra total de Hidroituango que estaba avaluada en US$3.500 millones, podría costar US$500 millones más gracias a la desviación.

Pero medir los costos humanos del proyecto es otro asunto más complejo, y el proyecto de ingeniería eléctrica más grande de Colombia está en la mira. El taponamiento se da en medio del asesinato de dos líderes de Ituango, con menos de ocho días de diferencia entre cada crimen. Este 8 de mayo, Luis Alberto Torres Montoya, integrante del movimiento Ríos Vivos, fue asesinado mientras hacía barequeo en Puerto Valdivia (Antioquia). Tenía esposa y tres hijos. Ocho días antes asesinaron a Hugo Albeiro George, en el mismo municipio, cuando se preparaba para una movilización en rechazo al proyecto. También tenía esposa y 12 hijos.

Hoy 10 de mayo, se tiene programada una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en República Dominicana, en la que Colombia será protagonista. Además de casos de violación a derechos LGBTI y de indígenas nukak de Guaviare, Siona de Putumayo y Embera (del Pacífico colombiano y Panamá), el Movimiento Ríos Vivos presentará el caso de los desaparecidos de Hidroituango.

“Las preocupaciones derivadas del inminente llenado de la represa de Hidroituango que afectará una zona en la que desde hace varios años los habitantes del lugar han denunciado la existencia de cuerpos inhumados de personas desaparecidas forzadamente sin que las autoridades correspondientes ofrezcan condiciones de seguridad y garantías para los testigos de estos hechos (en los últimos seis días han sido asesinados del movimiento Ríos Vivos Hugo George y su sobrino y Alberto Torres y su hermano), ni ejecuten un plan de búsqueda acorde con las leyes nacionales y los estándares internacionales de la materia, en un contexto de precario avance en espacios de interlocución como la Mesa Departamental sobre Desaparición Forzada y el Plan de prevención y protección del Movimiento Ríos Vivos Antioquia”, dice el comunicado de la organización.

Compartir: