Invima decomisa más de 2.500 kilos de carne de mataderos ilegales

Más de 2.500 kilos de carne de res y de cerdo procedentes de mataderos ilegales de Bogotá, Huila y Meta fueron decomisadas por el Invima, con el apoyo de la  Policía Nacional.

Adicionalmente, el Invima suspendió los sacrificios de reses y cerdos en estas plantas, ya que los establecimientos no contaban con las normas sanitarias ni la autorización del Instituto para realizar este proceso.

Según la entidad, con este decomiso se evitó que esta carne que no es apta para el consumo humano fuera comercializada poniendo en riesgo de salud de los colombianos”.

“Uno de los operativos se realizó en el municipio de Timaná (Huila), donde se confiscaron y destruyeron cerca de 1.200 kilogramos de carne bovina; otro decomiso se realizó en el municipio de Puerto Gaitán (Meta), con cerca de 1.000 kilogramos de carne porcina que procedía de matadero ilegales. Y en Bogotá fueron cerca de 600 (kilogramos)”, señaló la entidad.

En este sentido, las autoridades sanitarias le hicieron un llamado a los consumidores a tener cuidado a la hora de comprar carne y a desconfiar de los precios exageradamente bajos.

La ministra de comercio, María Lorena Gutiérrez, junto con el ICA y el Invima, busca combatir la ilegalidad en el ingreso de ganado y carne al país, para proteger el estatus fitosanitario luego del brote de aftosa que azotó a varias regiones el año pasado.

La jefe de la cartera comercial hizo un llamado a los consumidores a ser cautelosos a la hora de comprar carne.

“Cuando compren carne que está a mitad de precio no confíen en eso, piensen en la salud de su familia; a la larga ese ahorro podría salir más caro”, dijo.

Gutiérrez explicó que esta carne ingresa sin los requisitos necesarios para su conservación por lo que está contaminada y podría generar problemas de salud.

“Parece barato, pero sale caro. A los consumidores les digo que no confíen en los precios muy baratos, lo mismo a los ganaderos. Ese falso ahorro les puede salir realmente costoso”, puntualizó la ministra.

Según expertos médicos las enfermedades más comunes por cuenta del consumo de carne que no ha sido conservada en buenas condiciones son intoxicación, gastroenteritis y cuadros diarreicos.

Compartir: