El 10% de las muertes en Bogotá están asociadas a la mala calidad del aire

En audiencia pública sobre la calidad del aire en Bogotá, que se llevó a cabo en el Congreso de la República, ambientalistas lanzaron una alerta por la contaminación que se presentan en la capital, tras reportar que 17 de cada 100 mil muertes están asociadas a la contaminación ambiental.

Según el Observatorio Nacional de Salud, en el país anualmente mueren 11.000 personas por causa del ‘material particulado’ que está presenten en el aire.

En Bogotá por cada 100.000 muertes, 17 han sido por infartos, cáncer de pulmón y problemas cerebrovasculares asociadas a la mala calidad del aire, creando un impacto financiero al sistema de salud que está cerca de los 15 billones de pesos.

Expertos ambientalistas que asistieron a la audiencia pública en el Congreso coincidieron en que los mayores contaminantes del aire en Bogotá son el transporte pública y la industria, siendo las localidades de Bosa, Kennedy y Puente Aranda las más contaminadas.

Uno de los puntos de la ciudad donde más se genera contaminación es el portal de TransMilenio de Kennedy.

Faltan árboles en Bogotá

Otro de los graves problemas que tiene Bogotá son los pocos árboles que hay en la capital, ya que mientras que en ciudades como Madrid que cuenta con 14 árboles por persona y Santiago de Chile con 10; en Bogotá hay un árbol por cada 6 capitalinos.

“En algunas localidades pobres como Ciudad Bolívar, Bosa o Mártires, tenemos un árbol por 30 personas, esto refleja que nos estamos matando”, indicó el representante Alirio Uribe, citante a la audiencia pública.

De acuerdo a cifras de Planeación Nacional los costos que se presentaron en el 2017 por la contaminación del aire a nivel nacional estuvieron por los 15.4 billones de pesos.

“Pero la gente no sabe de lo que está pasando y el problema que tenemos en Bogotá es que hay una negación del problema, el alcalde Peñalosa dice que el problema en Bogotá es el polvo y no el material particulado”, afirmó el representante Alirio Uribe.

Freddy Grajales, experto en medio ambiente del colectivo ‘Respira Bogotá’, indicó que la ciudad capital tiene un sistema de vigilancia de la calidad del aire en 14 estaciones que registran constantemente que hay incumplimientos a la normatividad nacional sobre material particulado.

“Debemos tener en cuenta que, empezando, existen mucho menos estaciones en Bogotá en comparación con Medellín”, indicó el ambientalista.

“Principalmente Bogotá tiene uno puntos de contaminación en la zona suroccidental y la salida hacia Soacha. El material particulado es producido por la combustión en general como el transporte y fábricas y las chimeneas de fuentes móviles y fijas”, afirma Fredy Grajales.

De acuerdo al ambientalista Grajales, la población más afectada por estos niveles de contaminación en Bogotá se encuentra en la localidad de Kennedy, entre los niños menores de 5 años y los mayor a los 60 años.

El Representante a la Cámara Inti Asprilla, aseguró que una de las mayores fuentes de contaminación en Bogotá es la actual flota de TransMilenio y que existen estudios que evidencian que el diesel es cancerígeno.

“Bogotá no ha entendido la magnitud del problema al que nos estamos enfrentando”, indicó Asprilla y agregó, “una de las conclusiones de esta audiencia es que se deben renovar la flota de TransMilenio con energías limpias, con gas o con buses eléctricos”.

La lucha contra el Asbesto

Camilo Prieto, director del Movimiento Ambientalista Colombiano, afirmó en la Audiencia Pública que a pesar de las evidencias científicas de la relación entre el asbesto y el cáncer que se ha mostrado en la comisión 7 del Congreso de la República, continúa hundiéndose la iniciativa que se ha presentado por años y que prohíbe este material en Colombia.

“Nosotros creemos que esto obedece a intereses particulares, es evidente que el lobby de la industria del asbesto en Colombia tiene un poder enorme y ha logrado, pese a la evidencia científica de la relación de este material con el cáncer, hundir en varias ocasiones el proyecto de ley que lo prohíbe”, aseguró.

Prieto indica que más de 55 naciones en el mundo han prohibido el uso de asbesto y en Colombia hay normas que contemplan el uso de sustitutos de asbesto pero el Congreso se niega a aprobar la posibilidad de prohibir ese material en Colombia, “nosotros no estamos pidiendo nada que sea sofisticado sino algo absolutamente elemental para mejorar las variables de salud pública del país”, afirmó.

El director del movimiento ambientalista afirma que la autoridad ambiental en Colombia es muy débil y se necesitan unas instituciones más sólidas para hacer inspección, vigilancia y control, “es inaudito que la conflictividad ambiental ha tenido que llegar a instancias de la Corte Constitucional”, puntualizó.

Compartir: