Política de pueblo y mucho mas

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

Los tiempos han cambiado, antes los pueblos y ciudades se identificaban por ser los fuertes de X o Y partido político y ahora no sucede eso, porque los partidos políticos, a pesar de los esfuerzos que están haciendo, hablo de los tradicionales tienden a desaparecer, porque los ciudadanos y electores tienen en cuenta en el momento de votar a los candidatos que proponen ideas o que los compensen de una o de otra forma, principalmente hablando mal del contrario que esté en contienda.

Como podemos ver, estamos en plena época electoral y la fuerza de los partidos tradicionales, liberal y conservador, no se nota, pues son mas los partidos nuevos o los grupos que se han ido creando bajo la nueva modalidad de recolección de firmas o de temas sociales. Porque se sigue a quienes apoyan a los afros, a los LGTBI, a los cristianos, a las víctimas de derechos humanos y etc, etc.

Hace unos años don Juan era liberal y ahora es conservador, y don Pedro era conservador y ahora es liberal o simplemente no pertenecen a ningún partido y les interesa quien hable mejor, quien mas prometa o quien se declare víctima del sistema o del Gobierno para premiarlo y llevarlo a los puestos de elección pública o hasta la Primera Magistratura.

Esto se ve mas en las regiones que en las grandes capitales y principalmente en la gran Capital, en donde viven personas de todas las índoles y clases sociales, pues encontramos a quienes no les interesan los partidos sino simplemente el que les anuncia que les va a ayudar, que les va a dar auxilios o que va a cambiar el mundo, en este caso a Colombia en un abrir y cerrar de ojos, a quien se la dé de Mesías y sepa contar el cuento de manera tal que se lo crean.

A veintidós días de los comicios presidenciales, las personas sensatas no se atreven a decir quien será el futuro presidente de Colombia, porque quienes se atreven a hablar del sucesor de Juan Manuel Santos Calderón, quien en estos momentos ha comenzado a despedirse lentamente de los colombianos y presentando un balance de sus gestiones, es porque es muy osado y entre ellos están las casas encuestadoras, que han demostrado que no le dan a una, aunque los medios de comunicación sigan haciendo bombo de lo que digan los encuestadores, que no van a los campos y a los municipios alejados, en donde están los votos que pueden cambiar en un par de segundos una votación, en este caso, la presidencial.

Dicen estos mismos encuestadores, al estilo competencias hípicas que después de soltada la carrera, corridas algunas varas, hablo en términos hípicos, van cabeza a cabeza, Iván Duque y Gustavo Petro, uno o dos días después es Duque el que aventaja a Petro y que deja a rezagados a los demás competidores, de cuya baraja ya hubo un retiro, el de Vivianne Morales, la cristiana que entró a engrosar las filas del uribismo o Centro Democrático, a pesar de la carta lastimera que enviara desde su sitio de presidio Andrés Felipe Arias “Uribito”, quien considera que la ex fiscal tiene que ver mucho con que él esté tras las rejas.

A mediados de esta semana que terminó ya apareció con fuerza Germán Vargas Lleras, que ha recibido el apoyo de los hermanos godos en parte y del partido de la U, aunque estos dos partidos políticos estén divididos y cada quien quiera sacar su tajada, porque como decía antes el vaivén sigue y como Vivianne Morales se fue con Iván Duque, su fórmula vicepresidencial se fue con Germán Vargas Lleras.

El discurso de Sergio Fajardo ha calado entre los jóvenes, pero no se entiende porque no se ha fortalecido en la plaza pública, no se si es que no es buen orador, porque ha trabajado mucho en recintos cerrados y principalmente cautivando los estudiantes, que son unos de los indecisos mas fuertes en el campo electoral con que cuenta el país. Es bueno el discurso de Fajardo, porque quiere mejorar al país en muchos aspectos sociales, pero le falta mucha fuerza en lo que tiene que ver en la economía y en las relaciones internacionales, no se puede decir que va perdiendo, porque ha estado en la baraja de los favoritos que son Iván Duque, Gustavo Petro y el mismo Fajardo, y como decía mi abuelo, las cosas no terminan sino cuando terminan y como dicen los entendidos al fútbol, un partido no termina sino cuando termina.

Quizá el más desgastado en lo que se ve al dar una mirada es Humberto de la Calle Lombana, un hombre serio, con una gran trayectoria política, padre de la nueva Constitución Colombiana si tenemos en cuenta que fue constituyente en 1991 y el jefe negociador del mayor proceso de paz que haya tenido Colombia en su historia, por contar con el aval del Partido Liberal que hasta esta altura del partido está bastante dividido por los enfrentamientos del jefe de la colectividad Cesar

Gaviria y uno de los mayores electores, Juan Fernando Cristo, agregándose que el gran error fue haberse ido a una consulta popular para escoger el candidato del partido, lo que amarró al ganador, en este caso Humberto de la Calle a poder hacer alguna coalición para la primera vuelta, lo que lo llevó a quedarse solo y a nadar contra la corriente.

El programa de gobierno que presenta Humberto de la Calle es uno de los mas serios y concretos, aunque se le castigue por haber estado cerca del gobierno de Juan Manuel Santos, y lo que da mas tristeza por ser un hombre mayor, olvidándose el gran elector de aquella frase que tiene mucho valor como es que “la experiencia no se improvisa”. Pero que se puede esperar de un país en donde una persona mayor de cuarenta años ya es vieja. Aunque no se puede dar como gran derrotado, porque en rio revuelto hay ganancia de pescadores y como están las cosas no hay nada escrito.

Gustavo Petro ha estado dando a conocer un discurso que ha dado para que sus contrincantes lo ataquen y los electores no sepan a que atenerse y les voy a decir, como dijera Cantinflas: “My opinión”

Se ve como el enemigo de la gran oligarquía, como a la persona que no se le entiende su mensaje, pues según los candidatos contrincantes el interés es de cerrar empresas y medios de comunicación; pero el ciudadano común y corriente lo ha interpretado como el gran salvador, que le va a ayudar a los mas necesitados, tomando dinero de los ricos para dárselo a los pobres, en un discurso que no difiere mucho de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, aunque él dice que no está de acuerdo con lo que opinaban estas dos personas.

Unos se han dedicado a sembrar la imagen de terror de Petro y han hecho de esto su caballito de batalla, como lo hemos podido notar por parte del candidato del Centro Democrático, y ese cuento que Colombia se va a volver la Venezuela de este lado pone a temblar a un sector de los electores, mientras que le da fuerza a otro, principalmente en sectores como Bogotá, en donde en Soacha y Ciudad Bolívar, Petro es su candidato. En el resto del país, cuenta con muchos seguidores aunque en otros hay rechazo, por las actuaciones de estos, como lo sucedido en la ciudad de Manizales, que por el mal comportamiento fue necesario cancelar un debate público en el teatro Fundadores y hacerlo en recinto privado.

Petro o su gente de prensa no han tenido mucho deseo de tener una buena relación con los medios de comunicación y la jefe de prensa de esa campaña política, le dijo personalmente por teléfono a este servidor que no le interesaba que le publicáramos nada que tuviera que ver con la campaña de Petro; aunque a nosotros si nos interesaba, o nos interesa porque el ciudadano debe de conocer las opiniones de todos los candidatos.

Iván Duque se contradice de vez en cuando, hay momentos en que se acerca mucho al discurso de su mentor Álvaro Uribe Vélez y otras se aleja, sin dejar muy en claro que es lo que puede ofrecer, aunque atrae a la juventud por tratarse de alguien de su generación y hay quienes consideran que puede ser un buen mandatario, pero si se distancia o hace respetar sus ideas y comportamiento frente al manejo que le quiera dar el ex presidente, quien sigue demostrando su orfandad por el poder.

A caído en los ataques a los demás contrincantes, lo ha hecho con respeto pero si se nota la orientación del Centro Democrático con este campo y para el ciudadano de a pie la llegada de Iván Duque a la presidencia es la continuidad del ex presidente Uribe.

Iván Duque ha demostrado que quiere hacer las cosas bien, tiene buena relación con los medios de comunicación, basados en el respeto y a pesar de los enfrentamientos del expresidente con algún sector de la prensa, Iván ofrece total respeto a la libertad de prensa.

Quizá el que mejor programa de gobierno ha presentado es Germán Vargas Lleras; pero la gente no le perdona el mal genio que tiene, el que él mismo ha desmentido y el famoso coscorrón y se olvidan que él es de carácter fuerte porque es nieto de uno de los mejores estadistas del país como fue el ex presidente Carlos Lleras Restrepo quien en menos de media de hora mandó a dormir al país en las elecciones de los años setenta.

Si miramos el panorama político y de los candidatos presidenciales, nos damos cuenta que el elector puede escoger con toda libertad y tranquilidad a cualquiera de ellos, porque se trata de gente honesta que no ha tenido problemas con la ley y la justicia y que ha cumplido con lujo de detalles en los cargos públicos ocupados hasta el momento. Aunque no falta una que otra duda sobre la administración de Gustavo Petro, que se vio opacada, porque durante todo su tiempo de gobierno fue mas lo que tuvo que defenderse, que lo que hizo por el bien de la Capital Colombiana.

Mucho se habla de su paso por la Alcaldía de la ciudad mas importante de Colombia y mucho de la cercanía con el Gobierno venezolano y mas del cierre de filas de la ultraderecha, contra la ultraizquierda, cosa que no considero que exista en el país, porque hay izquierda en la persona de Petro y derecha en el expresidente Uribe; pero tengo las dudas de la ultra, donde aparece.

Nota final:

Dos cosas me han preocupado en las últimas horas: una, la amenaza de crisis en los procesos de paz con las FARC y la otra, el juzgamiento por parte de una juez de la ciudad de Manizales a la ex alcaldesa de Neira, María Cristina Otálvaro.

En el primer punto, porque sería muy grave que se echará por la borda ese gran esfuerzo hecho por el Gobierno para lograr la paz anhelada y la derrota de una guerra fratricida de mas de cincuenta años y sería una lástima que por algunas naranjas podridas se perdiera todo un bulto de naranjas, es decir que la paz se quedara en solo palabras y que a los enemigos de esta se les entregara servido en bandeja de plata lo que han deseado que es el fracaso de la misma.

Espero que esto se aclare y que Colombia tenga esa paz que tanto merece y que merecen los colombianos de bien que trabajan desde el campo hasta en las grandes ciudades.

En el segundo punto, por lo que me he dado cuenta, por una jugada política, se consiguió condenar a la ex alcaldesa de Neira, una mujer cabeza de hogar y que solo quiso hacerle bien a su municipio y a sus gentes, en especial a las del campo.

Lamento que esto pase en mi municipio de origen, en donde algunos políticos de pacotilla, solo interesados en el bien propio se olvidan del bien común y que junto con la exalcaldesa hubieran perjudicado a dos personas más, miembros de la comunidad neirana, en donde son bastante apreciados y respetados por sus buenas actuaciones.

Sigo confiando en la justicia, que se aclare la situación y en una nueva instancia los hechos salgan a la luz pública y de verdad se haga justicia, no castigando muchas veces a inocentes y dejando a los grandes delincuentes de cuello blanco y que sí han cometido delitos y robado al Estado en las calles.

[email protected]

Compartir: