Asofondos propone ruta pensional

Cada vez es más recurrente la discusión sobre qué hacer con el sistema pensional actual en Colombia. La máxima es que el modelo existente sí debe modificarse sustancialmente a causa de las deficiencias que hay en temas de cobertura, así como el cambio demográfico que experimentan los países de la región en edades. Cambios que sin duda modificarán la fuerza laboral de los países de esta parte del mundo.

La Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantías (Asofondos) ya tiene una hoja de ruta que expondrá en el XI Congreso Fiap (Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones). Propuestas que espera formalizar y podrían estar listas antes de la primera mitad de 2018.

Desde hace algo más de un año, Asofondos viene construyendo el camino por el cual debería transitar el nuevo sistema pensional colombiano.

Las propuestas que ha venido recogiendo la agremiación podrían reunirse en cuatro puntos. El primero: el aumento de la cobertura. Estimaciones de Fedesarrollo dan cuenta de que para 2050 habrá 12,5 millones de adultos mayores en Colombia, pero que solo 4,9 millones estarían pensionados.

“El objetivo es dar con un esquema pensional más amplio en cobertura, que sea sostenible y busque equidad”, afirmó Santiago Montenegro, presidente de Asofondos.

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), prevé que, como van las cosas, para 2050 la cobertura pasará de 24 % a 32 %. Asofondos es mucho más optimista y cree que ante una serie de modificaciones que pueda sufrir el sistema, la cobertura para 2050 podría estar cercana al 65 % (ver Paréntesis).

Otra de las propuestas se centra en contar con un sistema pensional de ahorro y capitalización más fuerte. El modelo se basa en que el desembolso del dinero de la pensión se fije de acuerdo a lo ahorrado por el contribuyente. Esto, según lo han explicado, daría paso a la desaparición del régimen de prima media (que se establece por la ecuación: tiempo acumulado y salario base de cotización).

“No es recomendable un sistema pensional que se base más en el ahorro individual que en el de prima media. Al final se estaría dejando, lentamente, el manejo a los fondos privados y es mejor también contar con uno público, como se transformará el caso chileno”, afirmó Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario.

Al respecto, según lo dio a conocer Sebastián Piñera, nuevo presidente de Chile, uno de los cambios al sistema se basará en hacer más equitativo el manejo pensional, pues el país vive una suerte de monopolio de los fondos privados.

¿Un sistema pensional que maneje solamente las privadas? Sobre ese eje gira la tercera propuesta. Santiago Montenegro ya ha afirmado que no se trata de dar el debate sobre este punto, y que debería pensarse en que éste sea complementario. La idea tampoco está en que Colpensiones desaparezca, la propuesta es que, por ejemplo, siga siendo fuerte en temas como planes de ahorro alternativo para adultos mayores y los Beneficios Económicos Pensionales (Beps).

La última, busca planes que vayan en pro de incentivar el incremento de los índices de formalidad en la fuerza laboral. Según Asofondos, de las 22 millones de personas que se consideran aptas para trabajar, solamente unas 7 millones hacen los aportes obligatorios a seguridad social. “La fuerza laboral colombiana está cambiando, la tarea es hacer una reforma que garantice la estabilidad económica para la vejez de los colombianos”, reiteró Jaramillo.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en el informe Impacto Social 2017, dictó línea sobre lo que deberían hacer las naciones para contar con sistemas pensionales estables y acorde a las necesidades del movimiento demográfico. El llamado más grande es: cuidar el gasto fiscal de los gobiernos.

Compartir:

Comments are closed.