El proyecto que busca prohibir que FARC esté en comisiones primeras del Congreso

Según el representante autor del proyecto, Carlos Abraham Jiménez, la FARC también quedaría fuera de la Comisión Segunda, donde se discuten ascenso a generales y seguridad nacional. Para el nuevo partido político se trata de una intención antidemocrática para “desvertebrar” el acuerdo final de paz.

Un proyecto de ley, radicado en la Cámara de Representantes el pasado 3 de abril, promete un fuerte debate desde ya, pues, en pocas palabras, se trata de la limitación a los miembros de partido FARC que lleguen a Congreso de la República desde el próximo 20 de julio a integrar las comisiones primeras y segundas en Cámara y Senado.

La iniciativa, de autoría del representante Carlos Abraham Jiménez, de Cambio Radical, y firmada por Juan Felipe Lemos Uribe, José Ignacio Mesa Betancur, Álvaro López Gil, Hernando José Padaui Álvarez, Harry Giovanny González García, Santiago Valencia González y Carlos Alberto Cuenca Chaux, tiene el objetivo de “distribuir equitativamente los doce (12) nuevos miembros que ingresan para la legislatura que inicia en julio de 2018, en las respectivas Comisiones Constitucionales Permanentes”.

Las doce curules son las diez que tiene la FARC y dos más, una en Senado y otra en Cámara, que serán ocupadas por los candidatos a presidente y vicepresidente, respectivamente, que queden de segundos en las próximas elecciones, tal como quedó definido en el Acto Legislativo 02 del 2015.

El proyecto sólo tiene un artículo, y lo que ha llamado la atención de muchos son los parágrafos en los que se señalan que los candidatos perdedores de las elecciones presidenciales “formarán parte de las comisiones primeras del Senado y Cámara de Representantes, respectivamente, como miembros adicionales a los establecidos en precedencia” y que “las comisiones terceras, cuartas, quintas, sextas y séptimas tanto del Senado como de la Cámara de Representantes, estarán compuestas por un (1) miembro adicional a los establecidos en el presente artículo, cuyo integrante será aquel candidato del partido o movimiento político surgido del tránsito de las FARC – EP a la vida política legal”.

Es decir, los miembros del nuevo partido no podrían, de ser aprobada la iniciativa, no estarían en las comisiones en las que se discuten los temas gruesos de reformas constitucionales, las leyes estatutarias, temas sobre la rama legislativa, las estrategias y políticas para la paz, entre otros asuntos. Según el representante Carlos Abraham Jiménez, no se trata de una discriminación, solo que “no se puede decir que los miembros de una exguerrilla son más importantes que los candidatos que perdieron en una segunda vuelta presidencial”.

“Las otras comisiones también son muy importantes. Es lo que le hemos dicho a la gente. Por ejemplo, si Gustavo Petro queda de segundo, integraría la Comisión Primera, y él los ha defendido (a la FARC) en todos los temas”, señala el representante. De igual forma explica que los miembros del nuevo partido político quedarían excluidos de la Comisión Segunda porque en ella “del ascenso de generales y de temas de seguridad nacional”.

Francisco Toloza, miembro del partido FARC, y quien hizo parte del movimiento Voces de Paz en el pasado período legislativo, calificó como antidemocrático que Cambio Radical, de forma unilateral, “quiera dar categoría de congresistas de segunda clase a los miembros de FARC”.

“El acto legislativo 03 no acosta la participación en ninguna comisión. Los congresistas de la FARC no son menores de edad y tienen derecho a opinar en qué comisión van a estar (…) Detrás de eso hay una pretensión de la ultraderecha, representada en Cambio Radical y el Centro Democrático, de ‘desvertebrar’ el acuerdo final de paz en la Comisión Primera. Detrás de eso está Rodrigo Lara”, comentó Toloza. Aunque en el proyecto radicado aparece el nombre del representante Rodrigo Lara, desde su oficina de prensa se informó que no acompaña el proyecto y que no lo firmó para su radicación.

En concepto de Toloza, debe haber una interpretación expansiva de la Ley Tercera de 1992 y ampliar los cupos a través de procedimientos administrativos. “No aceptamos que una bancada como Cambio Radical quiera decidir en qué comisiones va a estar la FARC, a menos que nosotros podamos definir en donde van a quedar ellos. La FARC es un partido político igual que ellos”, concluyó Toloza.

Compartir:

Comments are closed.