Bogotá puede dar el salto hacia la movilidad eléctrica

Bogotá, 09 de abril_ RAM_ Se estima que 3.455 muertes asociadas a la calidad del aire se evitarían con un transporte público 100% eléctrico, para el año 2030. La capital colombiana tiene la oportunidad de iniciar su transición hacia una flota más eficiente y sostenible por medio de la renovación de los buses de Transmilenio.

Diferentes ciudades del mundo han avanzado en cumplir las metas del Acuerdo de Paris con el objetivo de reducir las emisiones de CO2, mejorar la calidad del aire y dar respuesta a las necesidades de gestión energética. Shenzen en China puso en operación más 16 mil buses eléctricos en su sistema de transporte público al inicio de este año.

ANDEMOS, la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores, reitera la necesidad de promover los vehículos eléctricos e híbridos para atender la problemática asociada con los altos niveles de material particulado que se han registrado en las principales urbes colombianas.

China que ha sido por años uno de los lugares más contaminados del planeta, ya inició el camino hacia la movilidad sustentable, ejemplo de ello es Shenzhen, que se convirtió en la primera ciudad a nivel mundial en sustituir totalmente su flota de autobuses a diésel del transporte público por buses eléctricos. La transición finalizó en 2017 y ahora la ciudad china cuenta con más de 16.000 autobuses eléctricos. Latinoamérica también ha comenzado a experimentando esa transición para dejar en el pasado los vehículos a diésel.

Mientras que la tendencia en el transporte público es usar energías más limpias, de acuerdo con las declaraciones del secretario de Movilidad de Sao Paulo a inicio de abril, en Bogotá el 54,2% del segmento de buses, el 54,5% de los microbuses y el 66,7% de busetas superan los 10 años. Este parque automotor obsoleto genera altas emisiones de Material Particulado (MP) emitidas por motores viejos que comprometen altos costos económicos y sociales para la ciudad.

“La capital colombiana carece de una política de movilidad sostenible y la falta de disponibilidad de combustibles diésel ultrabajos en azufre, no permite a fabricantes liberar las últimas tecnologías en calidad ambiental, por lo que se debería dar más incentivos en las licitaciones de transmilenio a los vehículos eléctricos, híbridos y dedicados a gas, cuyas tecnologías ya están disponibles en Colombia, teniendo en cuenta que estos vehículos son los que circularán en las calles de Bogotá durante los próximos años”, afirmó Oliverio García, Presidente de ANDEMOS.

Alberto Beltrán, director de ByD Motor, compañía que cuenta con una flota de taxis eléctricos de más de 40 unidades operando en Bogotá, aseguró que en la ciudad existe un desconocimiento sobre la operación de los buses eléctricos, híbridos y a gas por lo que la ciudad continúa en su zona de confort y no hay un incentivo en el proceso de la licitación para la nueva flota de transmilenio para implementar nuevas tecnologías.

“Un buen incentivo para probar tecnologías más limpias, consistiría en el puntaje y en un porcentaje para los operadores y proveedores”, puntualizó Beltrán.

Si bien los buses eléctricos cuentan con una inversión inicial más elevada, sus costos de mantenimiento y operación son menores a los de un bus con combustible fósil, pues estos en el marco de componentes mecánicos poseen un mayor número de piezas que eleva los costos de operación, sumado al costo del combustible, cuyo galón se encuentra hoy alrededor de los $8.000 pesos, mientras que el costo del kilovatio es más económico.

La renovación de la flota de transmilenio es la oportunidad para que la ciudad inicie su evolución hacia una flota más eficiente y una movilidad sostenible. Juan Carlos Buitrago, gerente general Kenworth de la Montaña, asegura que se deben buscar más alternativas para la fabricación de buses eléctricos e incentivar el desarrollo de energías limpias.

“El salto que debe dar Bogotá en transporte masivo debe ser progresivo, e iniciar con un mínimo del 10% de buses en un esquema eléctrico, teniendo presente factores como la alta seguridad de los buses, la disponibilidad de los equipos y los bajos costos de mantenimiento”, enfatiza Buitrago.

Durante el primer trimestre, en Colombia se han vendido 103 vehículos del segmento de híbridos y eléctricos. Antioquia con 51 unidades lidera el ranking de departamentos que mayor número de vehículos de dicho segmento ha adquirido, seguido por Bogotá D.C. con 48 unidades, entretanto Caldas y Valle del Cauca cierran la lista con 2 unidades cada uno.

De las 103 unidades registradas, sólo 2 han sido destinadas al transporte de pasajeros, 76 son de uso particular y las 25 restantes corresponden al segmento utilitario.

 

 

 

Compartir:

Comments are closed.