Cuba vota en elecciones que marcan el fin de la era Castro

Cuba elige este domingo a su nuevo Parlamento, de donde saldrá en abril el sucesor del presidente Raúl Castro, un cambio histórico en la isla, pero dentro de la continuidad del sistema socialista.

El proceso es el mismo de cada cinco años. Son 605 candidatos designados para igual número de escaños en la Asamblea Nacional, un sistema singular en América Latina. Deberán ser ratificados por más de ocho millones de cubanos mayores de 16 años, un 72% de la población.

“Son las elecciones más importantes de los últimos años, puesvamos a votar por gente nueva que gobernará en adelante“, dijo a la AFP Ramón Pérez, custodio nocturno en una guardería infantil.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, fue hoy el primero en votar en su colegio electoral del municipio de Segundo Frente, en la provincia oriental Santiago de Cuba, al inicio de la jornada de elecciones generales que se celebran en la isla para elegir a los diputados al Parlamento.

Esta es la última votación de Raúl Castro, de 86 años, como presidente del Gobierno, cargo que, según él mismo, ha anunciado dejará el próximo 19 de abril y que previsiblemente ocupará el actual primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel.

En esa misma fecha será instalada formalmente la nueva Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento unicameral), que será la encargada de proponer y elegir al Consejo de Estado -máximo órgano de Gobierno, integrado por 33 miembros- entre ellos el presidente.

La sucesión de los Castro marcará el inicio del relevo generacional en Cuba, que no se desliga sin embargo del “castrismo”. La Constitución instituye al Partido Comunista de Cuba (PCC) -del cual Raúl continuará como primer secretario hasta 2021- como la “fuerza dirigente superior de la sociedad”.

Todos los pronósticos sugieren que la Asamblea Nacional elegirá en abril como sucesor de Castro al actual vicepresidente primero, Miguel Díaz-Canel, un ingeniero de 57 años de lenta pero eficaz carrera en la escalera del poder cubano.

Sería la primera vez desde 1976 que una persona sin el apellido Castro, y que no sea un militar que peleó en la Revolución, ocupe la presidencia.

AFP

Compartir:

Comments are closed.