Nombran por primera vez a una mujer como jefe de la policía de Canadá

El nombramiento ocurre en momentos en que la policía federal cuenta una baja representación de las mujeres -según cifras de GRC, 22% de sus oficiales- y enfrentó a inicios de 2017 denuncias por casos de acoso sexual y discriminación a mujeres.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, nombró el viernes a una mujer como jefe de la policía federal, un hecho que ocurre por primera vez en la historia de la institución

Brenda Lucki, hasta ahora a cargo de la formación de nuevos reclutas, fue nombrada comisaria de la Gendarmería Real de Canadá (GRC, policía federal) en reemplazo de Bob Paulson.

Otra mujer ejerció como jefa interina de esta fuerza de seguridad, entre diciembre de 2006 y junio de 2007, pero Lucki es la primera en ser nombrada en el puesto de modo permanente.

“Cuando asuma su puesto en abril próximo, será la 24 comisaria en la historia de la GRC y la primera mujer en servir como comisaria en un rol permanente”, dijo el primer ministro.

Lucki, además de sus funciones, “igualmente jugará un rol mayor en la reconciliación con los pueblos autóctonos y en la promoción de la igualdad de sexos”, subrayó el primer ministro en una ceremonia en Regina (Saskatchewan, oeste).

“Confío en que juntos lograremos nuestro objetivo adelante y avanzaremos en la modernización de nuestra organización”, dijo Lucki.

Desde que se unió a la GRC a sus 20 años en 1986, Lucki ha ocupado cargos en diferentes lugares de Canadá, así como en la exYugoslavia con Naciones Unidas y en la formación de policías de esta organización en Haití.

El nombramiento ocurre en momentos en que la policía federal cuenta una baja representación de las mujeres -según cifras de GRC, 22% de sus oficiales- y enfrentó a inicios de 2017 denuncias por casos de acoso sexual y discriminación a mujeres.

Tras un fallo de la justicia, cerca de 25.000 mujeres que trabajaron en la policía federal desde 1974, cuando este cuerpo comenzó a contratar mujeres, fueron beneficiarias de indemnizaciones que podían llegar hasta unos 170.000 dólares en función del prejuicio sufrido.

AFP

Compartir:

Comments are closed.