No más violencia política

El Ojo del Halkón

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

BOGOTA, 04 de marzo RAM_ Me enseñaron de niño que para delante era para adelante y los costeños dicen “para delante es para allá” y desde allí aprendí que desde que comencé a caminar tenía que comenzar a conseguir objetivos e ir dejando las cosas que iba superando y todo esto lo digo porque creo que mas de uno está como la tarde lluviosa de Bogotá hoy, tristes, descontrolados, desinformados y sin un rumbo en el campo político, porque estamos ad portas de regresar a la violencia política que dejó tantos muertos en el país.

Antes se hablaba de los trapos rojo y azul que llevaron a dividir de manera tan atroz al país, que se perdió el ideal de respetar al vecino o al hermano solo porque era seguidor de los conservadores o de los liberales y tras de esas ideas fueron muchos los campesinos y personas de pueblos y ciudades que perdieron la vida, mientras que los gamonales del pueblo y los dirigentes políticos vivían su vida tranquila y de opulencia.

Lo que acaba de suceder el viernes anterior en la ciudad de Cúcuta con los ataques a las campañas de Gustavo Petro y en Popayán a la de Álvaro Uribe Vélez no tiene nombre; pues debemos de sentir vergüenza de que antes de progresar estamos retrocediendo y que antes de proponer soluciones, estemos denigrando de los contrincantes en una guerra sucia, en una campaña sucia que ya habíamos pronosticado hace algunos meses.

Parecemos niños chiquitos, sin responsabilidad y eso que los niños nos enseñan de su comportamiento, aunque los grandes les estamos enseñando a no respetar a los demás y es por eso que como infantiles, le echamos la culpa a los demás de lo que está sucediendo.

Aquí se está cumpliendo aquello de “que en rio revuelto, ganancia de pescadores”, fuerzas oscuras están haciendo de las suyas para desestabilizar al país, no se sabe con qué interés y es muy extraño que sean los candidatos Petro y Uribe los blancos de agresiones y es por eso que escuchamos decir a Sergio Fajardo que si en caso de llegar a la primera Magistratura; lo primero que haría sería colocar seguridad a estos dos personajes que han sido causa de polarización del país en los últimos años.

Como siempre, los medios de comunicación son blanco de los ataques y de los vetos de las campañas, quienes no están de acuerdo que se diga la verdad o que simplemente se informe de lo que está sucediendo y que pena que la Policía Nacional esté cayendo en el juego de maltratar con bolillo y a la fuerza a quien no tiene mas como defenderse, que una grabadora o un lapicero para plasmar lo que está sucediendo y sin contar el bloqueo de los guardaespaldas de los diferentes candidatos a los reporteros gráficos, quienes solo registran sus actividades proselitistas; las que se convierten en publicidad gratuita para los aspirantes a los diferentes cargos.

Se habla de responsables de lo sucedido y a las ligeras se dan nombres, haciendo cada vez mas sucio el juego y sembrando mas rencor entre los votantes que están desinformados en este momento y que se van, según ellos, con el mejor postor y principalmente con aquellos que se hacen las víctimas de lo que está sucediendo.

Desde esta tribuna periodística no me queda mas que reprochar los ataques contra Petro y Uribe, y mas contra los corr4responsales en las regiones, que son profesionales que trabajan sin mayor seguridad y que lo que hacen es tratar de hacer bien su trabajo y contar lo que sucede a la opinión pública.

Colombia ha sido calificada en varias oportunidades como uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo y es verdad; pero tenemos que tener en cuenta que son los periodistas de provincia los que mas sufren la violencia y es cuando vemos que varios de ellos han sido asesinados y sus crímenes han quedado en la impunidad.

Como sería de bueno que se le diera instrucciones a la Policía de como tratar a los representantes de los medios de comunicación; quienes son mas sus amigos que sus enemigos y a quienes se les trata como delincuentes y enemigos de la sociedad, y lo digo porque en mis años de reportería fui víctima mas de una vez de la actuación de algunos representantes de esa gran institución que es la Policía Nacional.

No estamos pidiendo se nos reconozca el trabajo; simplemente que se nos respete y nos dejen trabajar, porque a pesar de que el periodista de provincia no es tan conocido como el de los grandes medios en la Capital, es un profesional que como decía anteriormente merece respeto.

Hace unos días, alguien que tiene que ver con un candidato a la Presidencia nos dijo olímpicamente que no le interesaba que nuestro medio diera a conocer las actividades de su candidato y es cuando sale a la palestra pública la pregunta: ¿Qué nos espera a los periodistas en caso de que este candidato llegue a la Presidencia de la República?, ¿estaremos dispuestos a veto? Y lo peor sin conocer las causas para ello.

El Ministro del Interior, Guillermo Rivera, dijo en las últimas horas que habrá una asamblea de alcaldes para hablar sobre el manejo que hay que darle a los permisos para los diferentes candidatos presidenciales y que estos puedan hablar en la plaza pública. Les cuento la verdad, me asusté, porque el Ministro reconoce la polarización, como se dice ahora, o el sectarismo que sigue apoderándose de los funcionarios públicos en las diferentes regiones del país.

Eso está muy mal, porque tengo entendido que todos los candidatos al Congreso, a las Asambleas, a las Alcaldías y a la Presidencia de la República deben de contar con las garantías de dar a conocer ante sus seguidores las propuestas para lograr el favor de estos y llegar a la meta final.

Nos está comiendo el odio y el rencor, aun se creen la mentira que las FARC van a llegar a la Presidencia de la República y hablan de que puede ser por los lados de Petro o de Humberto de la Calle Lombana; claro está, que esto lo hacen los enemigos de la paz y por ende los amigos de la guerra que tratan de sembrar el caos para ver que pueden pescar en ese río revuelto.

Como lo dije desde el comienzo, hace ya dos años, estaría alejado del apoyo, periodísticamente hablando a cualquier candidato presidencial y para el Congreso, aunque lo hiciera de manera personal, porque creo que tengo derecho para ello, y es así que en la agencia de noticias Reporteros Asociados del Mundo hemos abierto las puertas para que todos los candidatos hablen y expongan sus ideas, y todo ello por el bien de Colombia.

Sabíamos que la situación iba a ser difícil, pero no tan complicada, porque se está construyendo sobre el odio y la venganza, en la deshonra y el chisme, y no en la base de soluciones para sacar adelante uno de los países mas admirados ante el mundo por la gente honesta y trabajadora, de grandes talentos que figura en todos los campos, deportivos, económicos y científicos ante un mundo en crisis; pero que no se les reconocen en su propia tierra.

Da susto pensar cuando se escucha a alguno de los candidatos porque pareciera que nos quisiéramos acabar los unos a los otros, y lo mas complicado del asunto es que al gran sector de la población no le importa lo que está sucediendo.

Como sería de importante que las autoridades investigaran quienes están detrás de los saboteos de las campañas políticas de Petro y Uribe y que la campaña presidencial tomara otro rumbo y que este fuera el de las propuestas y el de las ideas, para sacar al país adelante, y que los electores no se sientan obligados a votar sino a escoger en plena libertad.

Señores, no mas guerra partidista en Colombia.

[email protected]

Compartir:

Comments are closed.