Barranquilleros rindieron tributo al folclor en la Gran Parada de Tradición

Distribuidas en 114 grupos, los participantes del desfile recorrieron cuatro kilómetros en el Cumbiódromo de la Vía 40 para rendir tributo al aporte de la Danza El Torito Ribereño, que lleva 140 años ininterrumpidos de participación en la fiesta Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

La Gran Parada fue una explosión de creatividad que plasmó la danza y la música en su esencia más tradicional, con niños desde los cuatro años que apenas están aprendiendo a bailar, jóvenes y adultos con gran destreza para la danza y hasta ancianos que sin importar su edad se le midieron al desafiante reto.

Danzas de relación, Garabato, Son de Negro, Mapalé, Congo y Cumbias, se intercalaron con los más de 100 disfraces entre colectivos e individuales para divertir a quienes se apostaron a lado y lado de la vía 40 para apreciar el aspecto musical más autóctono del Carnaval.

Como en todos los años, las caracterizaciones relacionadas con temas de actualidad y política se hicieron presentes en la Gran Parada.

Representaciones de “periodistas de la cadena CNN”, “Timochenko haciendo campaña” y hasta los presidentes Donald Trump de Estados Unidos y Nicolás Maduro de Venezuela, divirtieron a los asistentes.

También desfilaron los ya tradicionales disfraces de “los cabezones”, “las gigantonas”, “el descabezado”, “los gorilas”, “el indio mohicano dorado”, “Cantinflas” y los que recordaron a las películas o series de televisión como “Los X men”, “Helboy”, “Hulk” “Comando especial” y “Los Magníficos”, entre muchos otros.

Desde hace más de medio siglo la Gran Parada fue integrada a la programación oficial del Carnaval de Barranquilla, con el fin de mostrar la danza y la música en su esencia más tradicional.

A diferencia de la Batalla de Flores, cuando iba en la carroza principal del desfile, la soberana del Carnaval, Valeria Abuchaibe vestida de reina africana, hizo el recorrido de cuatro kilómetros a pie bailando acompañada de una nutrida comitiva en la cual todos iban coloridamente disfrazados como sus súbditos.

El Carnaval de Barranquilla, que terminará el próximo martes con la “muerte de Joselito”, es uno de los aspectos más representativos de la ciudad y en el que durante cuatro días se dan cita más de millón y medio de personas entre visitantes y locales.

Con información de EFE.
Compartir:

Comments are closed.